El presidente Mauricio Macri se reencontró hoy con el ex jugador de Boca Naohiro Takahara en la recepción de honor del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, en Tokio.

Takahara, de 37 años, estuvo en el evento protocolar hacia el presidente argentino y primera dama, Juliana Awada, en su gira por Asia.

El japonés jugó una temporada en Boca, durante 2001 y 2002, y fue el primer futbolista de su país en debutar en Primera División.

El delantero llegó al club de la ribera de la mano de Macri, que por aquel entonces era el presidente del “Xeneize”. Aquella peculiar adquisición buscaba expandir mercados para el fútbol nacional.

Takahara traía grandes pergaminos tras un exitoso paso por el Júbilo Iwata de su país. Fue presentado como figura pero, en Argentina, sus números no fueron alentadores: jugó seis partidos y convirtió solo un gol.

Tras su salida del “Xeneize”, volvió al Júbilo Iwata y, en su carrera, tuvo pasos por clubes de Japón, Alemania y Corea del Sur. Hoy, juega en el Okinawa SV, equipo del cual también es socio fundador y presidente, y que milita en la tercera división de su país.

Tanto marcó a Takahara su paso por Boca que su club lleva los colores “Azul y Oro”.