La furia brota de su mirada, y el golpe en la mesa le pone un tinte violento al reclamo. No queda claro si el presentador quería describir falta de acción en seguridad o si en realidad, pide cambios entre los responsables designados.

Su bronca apunta directamente contra autores del asesinato de un chofer de 41 años en el sur bonaerense, sin embargo su postura roza invocación de ‘mano dura’, al pedir que la máxima autoridad haga “lo necesario” y asimismo sugerir: “si no tiene pelotas que pongan a otro”.