Shaurn Thomas junto a su madre, Hazeline Thomas, luego de su salida de la prisión en Frackville, Filadelfia, después de 24 años en prisión por un crimen que no cometió

Shaurn Thomas junto a su madre, Hazeline Thomas, luego de su salida de la prisión en Frackville, Filadelfia, después de 24 años en prisión por un crimen que no cometió

Shaurn Thomas insistió durante 16 años que no asaltó y mató a un conocido empresario en calles de Filadelfia. Dijo que a la hora del crimen él, de apenas 16 años, estaba en un centro juvenil por querer robar una motocicleta. Pero tribunales no le creyeron y Thomas perdió apelación tras apelación. Condenado casi enteramente sobre la base del testimonio de un coacusado, fue sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional.

Pasaron años y en 2009 Thomas envió una carta al recién creado Proyecto Inocencia de Pensilvania, que cayó en manos de un abogado llamado James Figorski.

Figorski fue oficial de policía en Filadelfia por 25 años. Sabía cómo funcionaba el sistema juvenil de la ciudad y sentía que algo no estaba bien.

James Figorski, oficial retirado de la policía de Filadelfia, tomó el caso de asesinato de Shaurn Thomas para el Proyecto Inocencia y ayudó a su liberación

Durante los ocho años siguientes Figorski trabajó sin paga innumerables horas en el caso de Thomas, junto con la directora legal del Proyecto Inocencia Marissa Bluestine, y el año pasado establecieron contacto con la Unidad de Revisión de Condenas del fiscal de distrito de Filadelfia. Fiscales estaban de acuerdo: era casi seguro que Thomas era inocente. A fines de mayo, dejaron sin efecto su condena de homicidio y Thomas fue puesto en libertad después de casi 24 años tras rejas.

Thomas tiene hoy 43 años.

“A Shaurn se le defraudó a todo nivel”, dijo Bluestine. “[Fue defraudado] por sus abogados, fiscales, tribunales. Irónicamente, un ex oficial de policía escarbó y demostró su inocencia”.

“Sucedió porque no tenía dinero ni poder”, dijo Figorski. “Tenían un caso frío que querían resolver y a alguien dispuesto a decir que [Shaurn] lo hizo”.

La fiscalía del distrito de Filadelfia estuvo bajo presión porque su Unidad de Revisión de Condenas no anuló ni una desde su creación en 2014. El fiscal de distrito Seth Williams reorganizó la unidad en febrero y puso a su jefe de personal, Kathleen Martin, al mando. Thomas es la primera persona en ver su caso anulado.

Martin dijo que el personal y abogados de la unidad “pasaron mucho tiempo entrevistando a todos los que estaban asociados con el Centro de Estudios de la Juventud”, lugar donde Thomas afirmó que estuvo en el momento del crimen”, y también se enfocaron en la retractación de uno de los testigos.

Shaurn-Thomas-proyecto-inocencia-

En 1993, enfrentado a la posibilidad de la pena de muerte, Stallworth cambió su historia y eliminó al hombre que estaba en prisión. Thomas fue arrestado, acusado de asesinato y encarcelado en julio de 1993

En 1993, enfrentado a la posibilidad de pena de muerte, Stallworth cambió su historia y eliminó al hombre que estaba en prisión. Thomas fue arrestado, acusado de asesinato y encarcelado en julio de 1993

Exoneraciones de personas condenadas injustamente aumentan en EE.UU., en parte por formación de unidades de revisión de condenas como la de Filadelfia. En 2016 fueron exoneradas 166 personas, número récord, 52 por homicidio culposo según el Registro Nacional de Exoneraciones. Setenta de las exoneraciones del año pasado fueron gracias a unidades de revisión de condenas (hay 29 en Estados Unidos).

Thomas fue una de cuatro condenados por el asesinato en noviembre de 1990 de Domingo Martínez, que era dueño de tres agencias de viajes en el norte de Filadelfia y activista de la comunidad latina. Martínez, de 78 años, fue a una sucursal del Banco Mellon a las nueve de la mañana y retiró USD 25.000 en efectivo. Cuando se alejaba, su auto fue chocado por otro, del que se bajó un hombre que disparó fatalmente contra Martínez antes de fugar con el dinero.

El caso estuvo sin resolverse por dos años, a pesar de que había una serie de testigos que vieron el choque y tiroteo. Luego, en 1992, un hombre llamado John Stallworth confesó su participación en el crimen y dijo que su hermano, otro hombre y Thomas también participaron. Se demostró que la confesión de Stallworth era falsa porque uno de los otros participantes que nombró estaba en prisión cuando pasó el crimen. Aun así, el testimonio de Stallworth se mantuvo.

En 1993, enfrentado a la pena de muerte, Stallworth cambió su historia y eliminó al hombre que estaba en prisión. Thomas fue arrestado, acusado de asesinato y encarcelado en julio de 1993.

Stallworth y su hermano William lograron acuerdo judicial a cambio de su testimonio contra Thomas y su hermano mayor, Mustafa Thomas. El abogado de Shaurn Thomas presentó pruebas de su coartada, arresto y procesamiento en el centro juvenil, pero “no se presentaron con la contundencia y detalles que tenemos ahora”, dijo Martin. En diciembre de 1994 un jurado lo halló culpable de asesinato en segundo grado, que en Pensilvania acarrea sentencia de cadena perpetua sin libertad condicional.

En los siguientes 15 años, Thomas y su abogado apelaron infructuosamente varias veces a nivel estatal y federal. En 2009 se fundó el Proyecto Inocencia de Pensilvania y Thomas decidió intentarlo. Su caso terminó en el escritorio de Figorski, ex policía.

Figorski y Bluestine comenzaron a reunirse regularmente con un fiscal de la Unidad de Revisión de Condenas en noviembre de 2016,”para presionarlos con fuerza a revisar el caso”.

“Nunca tuvimos miedo de que miren la evidencia porque sabíamos que era inocente,” dijo Bluestine.

Tras revisar el caso, miembros de la unidad entrevistaron a William Stallworth, que retractó su testimonio de que Thomas participçó en el homicidio.

Los fiscales también encontraron 36 páginas de declaraciones de testigos que no habían sido entregadas a la defensa durante el juicio de Thomas.