Acusó a su amigo de drogarla con sudor y semen

En Australia. Tara Seymour, enfermera, se hizo un estudio médico donde saltó que tenía rastros de cocaína, y sus argumentos para justificar su conducta impactaron a la opinión pública mundial.

media-photo_595e8a04d669e67b19cfc629_640w

En Melbourne, Australia, una enfermera protagonizó algo que tiene en vilo a todo el país, cuando en noviembre del año pasado, la joven de 30 años realizó una prueba de control en el centro médico donde trabaja y se le encontraron rastros de cocaína. La excusa de la profesional dejó atónitos a todos.

Tara Seymour al verse acorralada por la situación, dijo que tuvo sexo con otro médico que era adicto y luego de “sudar” y no bañarse, restos se impregnaron en su organismo.

La joven tiene un historial de adicción a drogas que reconoció ante el Tribunal Civil y Administrativo de Victoria, aunque señaló que no consumió antes de someterse al test sorpresa.

Ante la corte, relató que apenas horas antes de entregar su muestra de orina, tuvo sexo con un hombre que “transpiraba mucho” y sin protección. También informó que no se bañó ni usó el toilet desde que terminó su relación y examen.

La patóloga Julia Chang señaló ante la audiencia que la excusa de Seymour era “altamente improbable”. Explicó que se requería de un litro de semen o transpiración para que resultados fueran similares a los hallados en el cuerpo de la acusada.

Seymour es enfermera desde 2011 en el John Fawkner Private Hospital en Coburg. Según sus empleadores tiene excelente historial de enfermería y es descrita como “apasionada” del trabajo. En 2014 ya fue acusada por la Autoridad de Regulación de Práctica de Salud de Australia por abuso de drogas, sin embargo, el hecho no tuvo consecuencias. Pero el año pasado, una denuncia anónima encendió alarmas nuevamente. Fue en marzo y resultados detectaron restos de metanfetamina, anfetamina y sedantes en su cabello. Fue suspendida un mes.

Desde noviembre está suspendida y sometida a diversos tests frecuentes y sorpresivos. La corte aceptó que durante un tiempo exámenes toxicológicos le dieran negativo y no puso en riesgo a ningún paciente. Sin embargo, la enfermera continuará bajo estricta vigilancia hasta que su caso sea revisado nuevamente.

Escrito por Redaccion

Leave a Reply