No es raro encontrarse con cerdos salvajes en la región rural del sur de Alabama, pero Wade Seago aseguró que nunca vio uno como el de 370 kilogramos al que mató a tiros en su jardín.

Seago relató que él y su hija vieron al enorme cerdo en el patio de su casa en la población de Samson la semana pasada, después que su mascota, un pequeño schnauzer, ladrara.

“Cruiser (el perro) tenía a este enorme cerdo confundido con sus ladridos y movimientos”, dijo Wade. “No es una buena situación”.

El taxidermista mató de tres disparos al animal

El taxidermista mató de tres disparos al animal

Así que el hombre fue por su pistola calibre 38 y apuntó a la “bestia”. Tres disparos y derribó al animal, y después lo pesó en básculas de una compañía de maní.

Seago afirmó, exhibirá la cabeza del animal en su taller taxidermista.

Además, explicó que el resto del animal fue desechado en la propiedad de un amigo. “Hay tanta humedad, que lo dejamos colgado toda la noche. No confiaría en esa carne”, comentó.

Seago indicó que no se arrepiente de matar al cerdo, que tenía colmillos de 15 centímetros de largo.

Cada año, cerdos salvajes causan daños por millones de dólares, y la ley de Alabama permite a cazadores matarlos si ingresan a propiedad privada.

“No lo pensé dos veces antes de disparar”, comentó Seago. “Lo volvería a hacer mañana”.