Lula da Silva fue condenado a nueve años y medio de prisión por el juez Sergio Moro (Reuters)

Lula da Silva: condenado a nueve años y medio de prisión por el juez Sergio Moro 

El juez Sergio Moro condenó hoy al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva a nueve años y medio de prisión por corrupción pasiva y lavado de dineroLa decisión del magistrado -líder en la lucha anticorrupción en Brasil- fue tomada este miércoles en la investigación conocida como Lava Jato.

Moro determinó que el ex mandatario recibió sobornos de la empresa constructora OAS, una de las más grandes del país. Entre las ventajas recibidas por Lula figuran además un lujoso apartamento tríplex de 215 metros cuadrados en un complejo nuevo en Guarujá, en el litoral del estado de San Pablo. Por estos “favores”, el ex presidente y líder sindicalista, facilitó contratos millonarios a esa compañía con Petrobras.

La justicia brasileña apuntó que Lula actuó como “jefe” del esquema de corrupción que salpicó a su gobierno y su sucesora Dilma Rousseff en más de una década. Con esta condena, el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) es el primer presidente brasileño condenado de la historia.

Lula da Silva en el tríplex que le regaló el dueño del Grupo OAS, Leo Pinheiro, quien acompaña al ex presidente en la imagen

Lula da Silva en el tríplex que le regaló el dueño del Grupo OAS, Leo Pinheiro, que acompaña al ex presidente en la imagen

Lula “participó conscientemente del esquima criminal, inclusive tenía consciencia de que Directores de Petrobras utilizaban cargos para recibir ventajas indebidas en favor de agentes y partidos políticos“. Y añade: “De estos valores (aportados por OAS) 3.738.738 reales fueron específicamente al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva“. Ese sería el valor del tríplex en cuestión recibido de manos de uno de los ejecutivos de la compañía más otra de más de un millón de reales.

Junto al ex presidente brasileño, también fueron condenados por el mismo delito de corrupción pasiva y lavado de dinero José Adelmário Pinheiro hijo, presidente del Grupo OASFranklin Magalhaes Medeiros, director de esa firma, y otros ejecutivos. También  Paulo Tarciso Okamoto, presidente del Instituto Lula.

Desde que se inició el proceso hasta que fue condenado en primera instancia, tan solo pasaron diez meses de investigación. “Después de asumir el cargo de presidente de la República, Lula comandó una formación de un esquema delictivo de desvío de recursos públicos para enriquecerse ilícitamente, comprar apoyo parlamentario y financiar campañas electorales“, señalaron fiscales en su acusación.