El laboratorio del Hospital Universitario Landspitali, de Islandia, provee a los padres la información necesaria para saber si el hijo de la madre embarazada posee Síndrome de Down (CBS News)

El laboratorio del Hospital Universitario Landspitali, de Islandia, provee a padres la información necesaria para saber si el hijo de la madre embarazada posee Síndrome de Down 

El informe despertó polémica, pero no en su país, sino en Estados Unidos luego de que un informe de la cadena CBS señalando que Islandia era la nación donde el Síndrome de Down estaba cerca de desaparecer, tuviera gran audiencia y generara controversia.

La investigación desató toda una serie de cuestionamientos de grupos conservadores norteamericanos que mostraron indignación por el motivo que llevó a esa inhóspita isla superdesarrollada a prácticamente terminar con nacimientos de bebés con ese trastorno cromosomático.

El informe original de CBS decía que hoy, en Islandia, sólo se registran entre uno y dos nacimientos por año con niños que padecen el síndrome. Pero esto no se explica sino desde la información que padres poseen mucho antes del parto. El sistema de salud islandés ofrece una serie de test para determinar si fetos poseen algún tipo de dificultad o presentan alguna enfermedad genética potencial.

Entre 80 y 85 por ciento de padres deciden realizarse pruebas. La mayoría, además, cuando conoce que su hijo tiene altas probabilidades de nacer con Síndrome de Down resuelven interrumpir el embarazo abortando.

El de Agusta, de siete años, fue uno de los últimos 20 nacimientos de niños con Síndrome de Down. A la madre le habían informado que había remotas posibilidades de que naciera con esa dificultad (CBS News)

El de Agusta, de siete años, fue uno de los últimos 20 nacimientos de niños con Síndrome de Down. A la madre le informaron que había remotas posibilidades de que naciera así 

Este sistema se repite también en otros países que reducen su tasa de niños con diferencias cromosómicas: Estados Unidos, FranciaDinamarca, algunos de los que más “progresos” realizaron en ese sentido, con el mismo tipo de instrumento: información y aborto.

Bebés con Síndrome de Down todavía nacen en Islandia. Algunos no presentaban alto riesgo en nuestros estudios“, indica Hulda Hjartordottir, del Hospital Universitario Landspitali. Kari Stefansson, fundador de una empresa dedicada a la genética llamada deCode Genetics, indicó: “Entiendo que básicamente erradicamos, casi, el Síndrome de Down en nuestra sociedad. Es muy difícil que haya un chico con él en Islandia. No creo que haya nada malo en aspirar a tener niños saludables, pero cuán lejos deberíamos ir para conseguirlo es una decisión muy complicada“.

En el Hospital Landspitali, Helga Olafsdottir ofrece ayuda a madres. “No vemos el aborto como asesinato, sino como algo a lo que debemos poner fin. Terminamos con una posible vida que tendría una gran complicación… previniendo sufrimiento del niño y familia. Y es más visto como derecho que asesinato. La vida no es blanca y negro, sino gris“.

El informe, con amplísima audiencia en Estados Unidos, despertó a grupos defensores de la vida, como Ted Cruz el que comandó la indignación: “Triste verdad. Noticias celebrando ‘la terminación del 100%’ de niños con Síndrome de Down. Ellos deben ser queridos, no terminados“, indicó en Twitter con miles de retuits y likes.

Truly sad. News celebrating Iceland’s “100% termination rate” for children w/ Downs Syndrome. Downs children should be cherished, not ended. https://twitter.com/cbsnews/status/897254042178650113 

En Estados Unidos, según la Sociedad Nacional del Síndrome de Down, nacen alrededor de seis mil bebés con trastorno cromosomático al año: 0,002 por ciento de su población. En Islandia, ese porcentaje se reduce al 0,0006 por ciento.