Familiares y amigos despidieron a Anahí

Policiales

Familiares y amigos de Anahí Benítez, la adolescente que el viernes fue hallada asesinada y enterrada en la Reserva Natural Municipal Santa Catalina, despidieron anoche sus restos en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, informaron allegados a la familia de la víctima.
El velatorio se realizó en Casa Lassalle, ubicada en la avenida Hipólito Yrigoyen 8762, y se extendió hasta las 11 de mañana, cuando el cuerpo de Anahí fue trasladado al cementerio local, situado en la intersección de la avenida General Martín Rodríguez y General Hornos, en la localidad de Villa Centenario, perteneciente al nombrado partido bonaerense.
Alrededor de las 18.30, Silvia Pérez, la madre de la víctima, llegó a la casa de sepelios acompañada por otros familiares, pero no quiso hablar con la prensa.
“La vida sin ella no es vida. Yo quiero que se sepa que pasó, que no se escape el que lo hizo”, dijo la mujer más temprano en declaraciones a radio 3F.
La madre de Anahí afirmó que su hija era “una nena dulce, buena, que generaba amor en todos los que la conocían; una artista total, un talento enorme”.
También contó que su hija practicaba desde hace cinco años boxeo tailandés y por eso especuló que “se habrá defendido” porque “no era una nena débil”.
Silvia también le dedicó a Anahí un mensaje en Facebook: “Fue el honor más grande que Dios pudo darme tenerte como mi hija. Sos amor infinito. Sos arte infinito. Tu luz no se apagará nunca. Te amé, te amo y te amaré siempre”.
Marcha
Grupos de estudiantes de la escuela normal Antonio Mentruyt de Banfield y agrupaciones feministas reclamaron ayer justicia ante el crimen de la adolescente Anahí Benítez, con una concentración en el centro de la ciudad de Buenos Aires.
“Vivimos con miedo y no está bueno vivir así”, proclamó una de las estudiantes de esa escuela del distrito de Lomas de Zamora. Y, recordó que junto a Benítez “hicimos marcha de Ni una Menos también”, tras lo cual pidió que la justicia “aclare qué pasó con Anahí”, quien desapareció el sábado pasado cuando salió a caminar por las calles de su barrio, en el sudoeste bonaerense.
Los manifestantes se concentraron en la esquina de las avenidas de Mayo y Nueve de Julio, desde donde planeaban marchar hacia el Congreso Nacional.
La detención
Por otra parte, el profesor de matemática de la escuela a la que concurría Anahí Benítez, fue aprehendido ayer como sospechoso del crimen, informaron fuentes judiciales y policiales.
El docente, identificado como Leonardo Agostino (40), dicta esa materia en la Escuela Normal Antonio Mentruyt (ENAM) de Banfield y quedó preso luego de 20 allanamientos realizados por la Policía bonaerense en una zona cercana a la casa de la víctima, en la localidad de Parque Barón.
Según dijo en diálogo con el canal A24 una de las fiscales de la causa, Verónica Pérez, Agostino fue aprehendido “por razones de urgencia” cuando se encontraba en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 especializada en Violencia de Género que investiga el hecho, adonde había sido llevado a declarar como testigo.
“Anoche se agregaron (a las pruebas) testimonios y un audio de comunicación de la víctima con una compañerita que apuntaba a la sospecha que veníamos teniendo sobre este profesor, de una relación obsesiva que tendría la nena”, afirmó Pérez, que luego de eso decidió la aprehensión del sospechoso e indagarlo mañana.
Además, esa línea de investigación coincide con lo encontrado durante el allanamiento que se realizó el viernes en la vivienda de Anahí, donde la Policía secuestró una gran cantidad de fotos de Agostino -que estaban dentro de un cuaderno de la joven- y se llevó una computadora y teléfonos de los que surgió la vinculación con el profesor.
En tanto, en uno de los operativos efectuados en otra vivienda fueron halladas una pala con restos de tierra y una olla pequeña con arroz, el alimento que fue detectado en el estómago de la chica durante la autopsia que se le realizó el viernes por la tarde.
Los informantes también agregaron a Télam que la autopsia sobre el cuerpo de Anahí continuó ayer sábado para poder extraer muestras biológicas y realizar una serie de estudios complementarios, tras lo cual se lo entregó a la familia.
Por asfixia
La fiscal ratificó que la chica murió por sofocamiento a raíz de una gran congestión pulmonar y que “no surgió ningún signo de defensa” de parte de la víctima, “ni sufrió abuso” sexual.
Además, la joven no presentaba signos de haber estado cautiva antes de ser asesinada, aunque sí algunos cortes en la mejilla izquierda y lesiones contusas en los párpados.
La data de muerte estimada es de 24 o 48 horas antes del hallazgo, pero se esperan otros estudios de peritos respecto al clima y las condiciones en que fue encontrado el cadáver. El haber permanecido bajo tierra a bajas temperaturas pudo haber retrasado el proceso de putrefacción.
De confirmarse que el crimen se cometió entre jueves y viernes, significa que la joven estuvo con vida en algún lugar desde el sábado hasta ese momento, pero aún no pudo determinarse dónde ni bajo qué condiciones. Para los investigadores, la pista más fuerte es que lo hizo bajo su voluntad.
Durante los operativos realizados a la madrugada, también habían sido demorados dos hombres que, en un principio, se creyó que eran sospechosos de haber tenido algún tipo de participación en el hecho, pero la fiscal aclaró que fue por ‘tenencia de armas‘ y quedaron liberados.
En tanto, la familia de Anahí concurrió a declarar a la sede de la Fiscalía para brindarles a Pérez y su colega, Fabiola Juanatey, todos los datos que puedan aportar sobre el o los autores del hecho y también fueron interrogados testigos vinculados tanto a Anahí como a Agostino.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply