Plazas: Patios de juegos tendrán piso de goma

Sociedad

Especialistas afirman que pisos de goma son más higiénicos y seguros que areneros en plazas. Padres reconocen que son más limpios, pero asimismo añoran juegos con palas y baldes.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño reemplazó los últimos 29 grandes areneros de plazas de la Ciudad por espacios de juego con baldosones de goma negros y multicolores. La modificación terminó el sábado, con la adaptación del arenero del Parque La Isla, en terrenos del ex albergue Warnes, La Paternal.

Areneros son un espacio polémico dentro de plazas y parques. En Buenos Aires su eliminación se discute desde principios de los 2000, cuando se inició una primera sustitución. Distintos estudios, en especial uno de 2010 por la Cátedra de Parasitología General de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, determinó que el 100 por ciento de los que había en la Ciudad tenían el parásito Toxocara canis, presente en heces de perro y gato. El parásito, que se transmite a personas, puede provocar ceguera o problemas cutáneos y hepáticos. En especial, entre los más chicos que, dentro de estos espacios, están más tiempo cerca del piso y suelen llevarse las manos a la boca.

Florencia Quiroga, bioquímica, madre de tres hijos y dice: “Nunca les prohibí jugar en la arena, pero por mi formación en salud no podía dejar de pensar en bacterias que los rodeaban. Esta superficie está buenísima. Es segura y amortigua golpes, igual que la arena, pero más limpia”. En su casa quedaron rastrillos, vasos de plástico y palas de colores, “quizás vuelva a usarlos en la Costa o si encuentro otro arenero, si queda alguno”. “Por un lado, extraño la arena porque ofrecía otra variedad de juegos. Les daba a chicos armar figuras y compartir un elemento. Por otro, ya no soportaba la falta de respeto de algunos que permitían que mascotas se metieran en la arena”.

“Sacar el arenero es sólo eliminar una parte del problema y no la esencial. El arenero es un lugar de concentración de población infantil, pero no el generador de infección. La materia fecal de perros o gatos transmite en arena, tierra o goma. Sólo imponiendo cuidado responsable de mascotas, con campañas de desparasitación, se logrará un cambio“, explica Jaime Altech,especialista en Parasitología y Chagas del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

En la Ciudad hay 418 patios de juegos en plazas y parques. Como parte del plan de recuperación del Ministerio se hicieron obras en casi 500 hectáreas de predios públicos. “Además del reemplazo de areneros por baldosones antigolpe, más fáciles de lavar y mantener, se renovaron juegos con estructuras más seguras e integradoras“, dice el ministro Eduardo Macchiavelli. Comunas tienen a su cargo otras plazas en donde quedan alrededor de 60 cuadrados de arena integrados entre suelos de goma o caucho.

Escrito por Redaccion

Leave a Reply