Carola Labrador, madre de la niña asesinada en 2011 celebró la condena y sostuvo: “se cerró una etapa, mi hija descansará en paz”. Sin embargo resaltó: “aún falta que caigan policías cómplices”.

“Hubo complicidad de policías y políticos de ese momento. No tendría que estar acá porque mi hija estuvo siete días viva y no la buscaron”, aseguró la mujer entre lágrimas en declaraciones a medios.

Fueron seis años que esperé la verdad. Le prometí a Candela que este día llegaría y ahora estaré en paz. Hace seis años que no vivo, abandoné a mis otros hijos buscando justicia para Candela”, explicó.

Hugo Bermúdez, de 59 años y nacionalidad uruguaya, y Leonardo Jara, 37, fueron sentenciados a prisión perpetua como coautores del delito de “privación ilegal de la libertad, seguida de muerte”. Asimismo, Fabián Gómez, fue condenado a cuatro años de prisión como “partícipe secundario de privación ilegítima de la libertad”, y se determinó que siga libre hasta quedar firme el fallo.