Agustín Donati y su camino en la canción argentina

Música, Sociedad
Tras ganar la Bienal de Arte Joven 2017, presentará su álbum debut en el Centro Cultural Matienzo el jueves 16 de noviembre.
ee7102c64354723bfd3ce90645c70e48_650x430

El cantautor argentino Agustín Donati fue uno de los ganadores de la Bienal de Arte Joven 2017 en música. El próximo jueves 16 de noviembre presentará su álbum debut Lo irreversible en el Centro Cultural Matienzo a las 22.

El trabajo compuesto por 7 canciones invita a viajar por paisajes y narrativas personales. Lo produjo junto a Fede Petro (Open Folk) y lo grabó en el Estudio Bulo con Nacho De La Riega. Las entradas para su show en el C.C. Matienzo se pueden conseguir por sistema TicketHoy, desde $ 175. Antes de su show, habló con Cinco Días.

¿Cuál es la forma más, llamémosle, adecuada de definirte?, ¿Qué es Lo Irreversible?,
Me gusta definirme como cantautor. Nunca me consideré “músico”, porque nunca me atrajo demasiado la teoría y el estudio musical, lo que más disfruto es buscar palabras que, junto con acompañamiento armónico y melódico, me dejen transmitir algo que sienta que merece ser dicho.
Lo Irreversible surge un poco a partir de dos posturas distintas sobre el paso del tiempo: por un lado que el tiempo pasa, todo es efímero y no podemos hacer nada para cambiarlo, y por otro que lo que hacemos con ese tiempo que tenemos también es irreversible, así que mejor enfocarse en hacer algo bueno mientras estamos acá.
¿Como apareció esta idea?
El tiempo es una temática recurrente en mis canciones, una gran obsesión. Hace unos años me sentía inmovilizado ante grandes preguntas de la vida, como para qué estamos acá, y sentir que todo se acaba, a tal punto de que era lo único en lo que pensaba. Un día, mirando el cielo de noche, me percaté que mientras me lamentaba por algo que claramente no podía cambiar, me perdía de disfrutar cosas que el mundo tenía para darme. Fue una especie de epifanía para mi, y así el nombre del disco hace referencia a eso.

¿Como surgió el disco, ¿Cuál es la idea de música que planteas en tus años de experiencia? y ¿cómo la materializaste?

Es mi primer disco solista y junta canciones escritas en 5 años. Así, es una especie de collage de distintas temáticas y estilo: hay folk, country, un poco de candombe, rock y también pop. Gracias a la producción de Fede Petro, logramos desde el audio y arreglos generar fusión entre todos los temas. La idea del collage la llevamos también al arte del disco, que hizo Ignacio Marmarides: buscar distintas texturas, colores e imágenes que se fusionen en un todo.
Mi idea de música, es simplemente decir lo que pienso, evitando la redundancia, o sea, pensar qué es lo que puedo aportar desde mi lugar, qué perspectivas traigo a tal o cual tema. Hay mucho “homenaje a…” dando vueltas y justamente para mí el desafío más grande y difícil de lograr es ese: cómo tener un mensaje original, que asimismo, sea lindo de escuchar y honesto.
¿De dónde nace tu música?
Mi manera de hacer música tiene dos etapas. Primero está la visceral, cuando me siento con la guitarra y empiezo a tocar algo random hasta que de repente algo me llama la atención o resuena de alguna manera. Ahí, hago lo mismo con la letra, y digo lo primero que se me ocurre hasta que alguna frase o palabra me toca alguna fibra y la escribo. La segunda es la más consciente, si se quiere: sentarme a trabajar esa idea o frase, y darle forma, rima, y conectarla a alguna temática de la cual quiera hablar o da vueltas por mi cabeza.
¿Qué encontrás en el lenguaje musical?
Principalmente, una manera de expresarme, y conectarme con otros. La combinación de palabras, melodía y colchón armónico genera un combo super sensorial. Tiene mucho impacto, es muy eficaz para intercambiar emociones. Y por otro lado, también para mí es un lugar de instrospección, donde tomo conciencia de muchas cosas. Hay algo del ejercicio de sentarse a hacer una canción que te expone y no sabés bien qué saldrá de eso. Y después te tenés que hacer cargo de lo que salga. A veces salen cosas que estaban muy adentro, reprimidas y de repente encontrarte escribiendo o cantando eso es fuerte. Son como pequeñas revelaciones.
¿Hay una generación, de la que formás parte, distinta a la de músicos más grandes?  
No. Hacer música es super atemporal, donde históricamente el rol del músico y artista en general siempre fue un mix entre entretener y exponer cierta conciencia de época. Obviamente, los contextos son distintos, porque los tiempos cambian, pero los temas no tanto: escribimos sobre amor, libertad, angustia, lo lindo del mundo, desastroso, sólo que capaz el lenguaje para expresar esos temas es un poco distinto porque lo cotidiano es distinto. Sí cambiaron mucho los canales de acceso y distribución de música, y este es un momento raro para el artista, de transición, donde el formato físico ya prácitcamente desapareció y plataformas digitales dominan todo y el problema es asomar la cabeza en esta superpoblación de música y ruido. Ese es el principal desafío para el artista hoy: tiene que hacer música, y es community manager, manager, prensa, todo junto.

Escrito por Redaccion

Leave a Reply