Una nueva investigación de la Agencia Aeroespacial de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés) indica que ciertos minerales en el suelo del planeta Marte serían la clave para pensar en posibles cultivos del futuro y permitir vida humana fuera de nuestro planeta.

Depósitos sedimentarios en capas dentro de cañones gigantes del suelo marciano desconcertaron a científicos por décadas, aunque ahora abrieron la perspectiva de ser residuos volcánicos en una zona que antes probablemente estaba llena de agua.

 

 

Cañones de Marte con minerales que serían fertilizantes

 

Científicos están interesados en un depósito en particular llamado Ceti Mensa, meseta ondulada de 3 kilómetros, donde el abundante tinte rojo marcaría óxido férrico cristalino, sugiriendo que el material pudo estar expuesto al calor o agua; o ambos.

Además comprobaron sales de sulfato hidratado como yeso y kieserita, que en nuestro planeta se forma en lugares húmedos.