En una escena digna de telenovela el concejal riojano Khalil Aleua terminó a las piñas por una infidelidad en un restaurante.

El lunes, el edil almorzó en el restaurante Avellaneda con sus familiares. Mientras comía, le envió mensajes íntimos a la novia del cocinero. El además dueño del local fue a increparlo y terminaron a las piñas.

Aleua fue denunciado penalmente por la violenta golpiza. El hecho quedó grabado por cámaras de seguridad de la provincia y puso en jaque la carrera del dirigente del PRO.