De Vido y una carta sobre “príncipes” y “monjes negros”

Politica

Julio De Vido, “preso sin condena en Marcos Paz”, según consta bajo su firma, publicó una nueva carta ahora contra los “monjes negros” de la política o -en otro mensaje a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner: “El extraño encanto de dejarse traicionar”.
El ex ministro de Planificación nombra a Sergio Massa, Graciela Ocaña, Martín Lousteau y Florencio Randazo y pregunta: “¿Cómo podríamos explicar que (hoy) fueran candidatos en contra, frontalmente, de la conducción del FPV o de sus candidatos?”.
Y luego factura: “¿Quién los nombró y sostuvo en los cargos más importantes de la administración al frente del país y en algunos casos como ministros ‘estrella’ en la década ganada”?.
En la extensa introducción de su misiva en Facebook, De Vido teoriza sobre los “monjes negros” que -dice- obedecieron a “una circunstancia histórica, a una época y a un Príncipe”.
El ex funcionario K la emprende contra sus ex compañeros de Gabinete que luego dejaron el kirchnerismo, se reserva el nombre de los supuestos príncipes y menciona que pertenecen al “conglomerado mediático al que este poder ahora reporta. El conglomerado que realmente maneja el Poder en la Argentina”, sostiene.
“Quiero que se me entienda bien. No es cuestión de valoración personal. Tengo muy en claro el rol que políticamente cumplieron esos candidatos (ex funcionarios K) y para quién, y no me refiero a Mauricio Macri”, dice textualmente De Vido.
Además -con una pirueta argumentativa-, se las arregla para advertir al destinatario final de sus mensajes que él es un lector de Nicolás Maquiavelo. E incluso cita “aquello de que ‘el fin justifica los medios’ ”.
“Yo me pregunto y le pregunto, amigo lector, en los meses o años que llevaron adelante sus gestiones como funcionarios, como ministros ¿no lo vieron? ¿no vieron esa nunca vista ‘corrupción k’? Si la vieron, ¿qué hicieron? ¿por qué no la denunciaron? Si existieron los actos de corrupción que denuncian ahora ¿cómo no dijeron nada cuando eran ministros o cuando los despidieron? Si hubo corrupción ¿qué papel jugaron ellos? ¿eran cómplices o encubridores?”, señala.
“Sin Estado de derecho”
El 31 de octubre, el ex ministro había dicho en otra carta que el Estado de derecho “está roto” o “simplemente no existe” en la Argentina y sostenía que no pudo haber cometido los delitos de los que se le acusa.
“Estoy detenido sin juicio previo en dos causas por delitos que no están probados y de los que nunca pude haber sido el actor por falta de acción, es decir, que con las misiones y funciones que me atribuía la ley, aunque se hubieran cometido yo nunca los hubiera podido cometer”, aseveró en ese comunicado.
De Vido, de 67 años, fue detenido el 25 de octubre tras entregarse a la Justicia minutos después de que el Congreso le quitara sus fueros como diputado nacional por pedido de dos jueces que ordenaron su detención en causas por presunta corrupción.
“Ignominia”
El jefe del bloque K de diputados, Héctor Recalde, dijo que la prisión de Boudou y de De Vido “es una ignominia, son dos violaciones manifiestas al orden constitucional, a los derechos humanos, a la dignidad de las personas. No hay ningún peligro de fuga porque siempre han estado a derecho y no tienen ninguna posibilidad de entorpecer nada porque están fuera de cualquier juego”, subrayó.
Sobre las declaraciones de la esposa del ex ministro de Planificación, que había dicho que “Cristina tuvo un gesto inhumano”, el legislador respondió: “Yo soy muy solidario con Julio De Vido y con su mujer porque es una prisión injusta y uno se solidariza y comprende el dolor”.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply