El portal Space.com informó la llamativa noticia del planeta gasesoso NGTS-1b, cuyo tamaño es semejante al de Júpiter, y orbita una tenue y relativamente fría estrella enana roja; algo que no suele ocurrir en el cosmos.

Según calculan científicos, el planeta recién descubierto tiene la mitad del tamaño del Sol, conviertiéndolo en el planeta más grande conocido, hasta ahora, del Universo.

“El descubrimiento de NGTS-1b fue una sorpresa completa: no se creía que planetas masivos así existieran alrededor de estrellas tan pequeñas”, admitió el investigador principal del hallazgo, Daniel Bayliss, de la Universidad británica de Warwick.

Y agregó: “El NGTS-1b fue difícil de encontrar, a pesar de ser un monstruo de planeta, porque su estrella madre es pequeña y débil”. El equipo internacional de astrónomos se pregunta cómo el astro reunió suficiente material para construir un gigante de gas de tamaño de Júpiter en la formación del sistema.

Según estimaciones, el planeta tiene 20 % menos de masa que Júpiter y temperatura de superficie de unos 530 grados celsius. Además, el año dura 2,6 días en ese planeta, y la distancia entre NGTS-1b y su sol equivale al 3 % de la distancia entre la Tierra y nuestro astro.

Teorías apocalípticas

Si bien no es la primera vez que encuentran un planeta enorme- como pasó también con el objeto denominado OGLE-2016-BLG-1190Lb, cuya masa es 13 veces superior a la de Júpiter y muchos consideran que sería Nibiru, o el Planeta X, mundo que supuestamente causará el fin de la Tierra-; el nuevo “planeta monstruo” (NGTS-1b) abre interrogantes sobre qué tanto realmente conocemos del cosmos.