Náufragos norcoreanos muertos aparecen en Japón

Internacionales

Ocho cadáveres, reducidos a esqueletos, fueron encontrados dentro de un barco varado en la costa noroccidental de Japón. Dos más fueron encontrados en las costas de una isla frente a la ciudad de Niigata. El incidente reactualiza una larga secuencia de acontecimientos similares, relacionados con la crisis humanitaria en Corea del Norte, de donde huyen sus habitantes en forma desesperada. En el invierno 2015-16 llegaron 14 barcos norcoreanos a Japón.

Según un guardacostas japonés, el barco de madera, que había sido avistado el domingo por la mañana, venía seguramente desde Corea del Norte. La semana pasada, a sólo 70 kilómetros del descubrimiento de ayer, ocho presuntos pescadores norcoreanos llegaron a la costa de la prefectura japonesa de Akita, afirmando que habían sufrido “daños en el motor”. El barco desapareció entonces del puerto donde estaba amarrado; la policía sigue varias huellas, incluido su hundimiento.

A principios de mes se produjo un incidente similar en el mar frente a la península de Noto: volcaron dos barcos en los que tres hombres de nacionalidad norcoreana habían sido rescatados y otros siete se habían recuperado de dos barcos diferentes. En otras regiones del noroeste de Japón, más cercanas a Corea del Norte, se han encontrado embarcaciones de madera con nombres en caracteres coreanos.

Este extraño y muchas veces mortal flujo de norcoreanos tiene como trasfondo la crisis alimentaria crónica que se sufre en el país comunista. En el invierno pasado, el de 2015-2016, al menos 14 barcos norcoreanos llegaron a Japón. A bordo de los restos de 30 hombres fallecidos, desecados al sol. Se pensó que era el trágico final de un intento de fuga.

¿Militares norcoreanos?

La policía y la inteligencia de Tokio han comenzado a estudiar esos restos. Pero el asunto es más extraño y complejo: en algunos de los barcos de madera, fueron escritos en coreano: “Departamento de Seguridad del Estado” y “Ejército Popular de Corea”. Un cadáver tenía pegado con un alfiler el rostro de Kim Jong-il, padre del actual dictador, Kim Jong-un. La forma más habitual de huir de Corea del Norte es por tierra, a través de China. Aventurarse en el mar, especialmente en las heladas invernales, es casi un suicidio. Por esto se formuló otra teoría: los naufragios eran barcos pesqueros expulsados por orden de Kim Jong-un, en un intento por aliviar la hambruna perpetua del país. Las tripulaciones serían soldados. Y los militares, totalmente inexpertos en navegación, se habrían perdido y habrían muerto de hambre y sed en alta mar. Esta hipótesis puede resultar estrafalaria y excesivamente siniestra. Pero no lo es tratándose de la dictadura de Corea del Norte, habituada a las más intrincadas muestras de sadismo y al ocultamiento sistemático de la miseria que padece el país, uno de los más pobres del planeta pese a ser potencia nuclear.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply