Robo, lluvia de balas y muerte en Barracas

Policiales

Robo, tiroteo, muerte y confusión en el barrio porteño de Barracas. Un policía retirado que trabajaba de custodio y un presunto ladrón murieron durante un intento de robo en la puerta de una empresa de encomiendas, pasajes y envíos de dinero.

El hecho ocurrió en el cruce de avenida Iriarte y Juan Madera. Tres policías retirados, empleados de seguridad de la empresa, llegaron como todos los lunes a la mañana a retirar el dinero de la recaudación.

Según las fuentes, dos delincuentes armados, que aparentemente llegaron en moto, se acercaron a los custodios para exigirles el dinero y, en esa misma maniobra, uno de los ladrones disparó sin mediar palabra contra uno de los empleados, que murió en el acto.

Uno de los custodios, un subcomisario retirado, logró extraer su arma y repelió la agresión, por lo que uno de los presuntos delincuentes cayó herido de bala a 30 metros y falleció por la gravedad de las heridas, informaron las fuentes. El otro malviviente se fugó.

¿Ladrón o inocente?

Si bien fuentes de la Policía de la Ciudad indicaron que el fallecido era parte de la banda, familiares y vecinos del occiso se acercaron al lugar y denunciaron que era inocente. Según confiaron en diálogo con Cronica.com.ar, el presunto delincuente muerto es un muchacho del lugar que nada tenía que ver con el robo a la agencia y que se encontró en medio del tiroteo entre ladrones y policías. Se llamaba Eduardo Godoy, tenía 27 años y estaba en la calle haciendo un trámite.

Los vecinos aseguraron que a Godoy “lo remató en el piso un policía, que lo confundió con un ladrón”. La gente del barrio denunciaron amenazas por parte de los agentes, quienes le preguntaron por las cámaras de seguridad de las casas.

“Mi hijo no es ningún ladrón. Los delincuentes escaparon y mataron a mi hijo”, lanzó, entre lágrimas y bronca, la mamá del fallecido. “Lo mataron como a un perro”, gritó.

“Mi hermano no tenía arma”, señaló Vanesa, dando a entender que si fuera delincuente estaría armado. “Un testigo vio el enfrentamiento entre los ladrones y el policía. Cuando se escuchó el tiro, salieron todos corriendo, también él. Ahí fue cuando la ligó”, agregó.

Pesquisas

Los investigadores secuestraron las armas de los tres custodios para realizar las pericias correspondientes y determinar si de alguna de ellas provino el disparo que mató al presunto delincuente. Se cree que el malviviente que huyó del lugar se llevó el arma con la que asesinaron al custodio.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply