Ariel Holan, le dio un baño de historia a Independiente

Deportes, Sociedad

‘‘Es un sueño, no me quiero despertar’’

Ariel Holan, entre la historia, el Rojo y  la Sudamericana

Emoción, lágrimas y esa alegría de volver a poner al club del que es hincha en su rostro, Ariel Holan, después de terminado el partido en Brasil, donde Independiente, su Independiente de toda la vida se consagraba campeón de la Copa Sudamericana.

Era tan grande la emoción que luego de llevar a su club a la gloria, el DT que llegó al Rojo mirado con recelo por su poca experiencia en bancos de suplentes, dijo: “No puedo hablar, me acuerdo de mi papá. Mirá lo que es esto. Es muy fuerte. Un sueño, no me quiero despertar. Conseguirlo acá, en este estadio mítico. Independiente es mi club, lo amo con toda mi alma” y agregó: “En esta cancha, una de los más grandes de la historia, Independiente ganó un título por tercera vez en la historia…”. Y justificó la celebración a partir de su tropa: “Porque tuvo fútbol, y valentía. Tengo 28 leones, estoy orgulloso de entrenarlos”.

Con más de veinte años de socio, su amor por el club viene desde niño, y nunca se olvidó de su padre que de chico lo llevaba a la vieja Doble Visera: “¿Sabés lo que significa esto para mí? Me acuerdo de mi viejo, que me traía cuando tenía cuatro años a la cancha. Estoy seguro que me ve desde arriba, y se debe acordar de todas las noches que estuvimos acá”, su padre falleció cuando Ariel tenía diecinueve años.

Su admiración por sus ídolos hizo que varios campeones se acercaran al club, y con él volvió el saludo mítico del rojo con brazos en alto, y fue el Chivo Pavoni, quien le explicó al plantel el mítico saludo que caracterizó al Rojo en épocas de gloria. Empezó como homenaje tras la muerte de Pipo Ferreiro pero cuando se repitió en el Libertadores de América y el estadio estalló, se adoptó nuevamente como emblema.

Pero Ariel Enrique Holan tiene una historia bastante particular: profesor de educación física, inició su carrera deportiva como director técnico, pero de hockey sobre césped, durante más de 10 años en los principales clubes de Argentina. Siendo director técnico de la selección femenina de hockey sobre césped de Uruguay, obtuvo la medalla de bronce en Juegos Panamericanos de 2003, mismo año que es convocado por Jorge Burruchaga para ser parte del cuerpo técnico de Arsenal. Entre 2006 y 2008 dirigió la escuela de fútbol de Independiente, y siguió ligado al cuerpo técnico de Jorge Burruchaga hasta 2011 cuando es convocado para ser la cabeza de inferiores de Argentinos Jrs, hasta que fue convocado por Matías Almeyda para la reconstrucción de River Plate en el ascenso. Recién en 2015 pudo ser DT solista en Defensa y Justicia, donde estuvo un año antes de ser llamado por el club de sus amores, al que puso en el lugar donde lo vio de pibe.

Por Max Carreras

 

 

Escrito por Redaccion

Leave a Reply