Franco Ramírez: Cuando la música baja línea y chacareras de su tierra

Música, Sociedad

Nacer en Santiago del Estero hace pensar que la canción de cuna favorita sería cualquier chacarera que los padres puedan tararear, y así de muy joven Franco Ramírez, un changuito más, es un nuevo integrante de la inagotable lista de folkloristas santiagueños que triunfan en nuestro país.

Ya a los veintinueve años tiene cuatro discos, ‘‘Tupinami’’ editado en 2004,  “Donde se despeja la luna”, 2007, ‘‘De Barrio’’, 2012, y por estas horas salió su nuevo trabajo: ‘‘Pueblan Pájaros’’.

Un santiagueño fiel a sus raíces que hace diez años vive en Buenos Aires, pero que nunca deja de visitar su tierra, nos cuenta sobre su cuarto disco.

Arrancaste tu carrera muy joven, ¿Cómo fue sacar un disco tan joven?

Tenía trece años, un poco jugando, otro perfilando mis objetivos ya sabiendo qué quería cantar: música de raíz folklórica con contenido social, autores como Manu Chao o Pablo Milanés estaban en el disco Tupinami, y canciones mías. Es un disco muy lindo que perdura: hay ballets que bailan esas canciones en todo el país, y las siguen pidiendo.

¿Cómo fue venir a Buenos Aires?

Vine a los 19 años, primero solo en una pensión en Palermo; iba y venía, trabajaba mucho en Santiago, después vino mi hermana, después toda mi familia, pero siempre vamos y venimos de Santiago, nos cuesta soltarlo, pero fue apostar y por suerte conocí mucha gente de la que aprendí mucho y así hasta llegar a hoy con este disco, Vuelan Pájaros, con una compañía grande. El provinciano que viene aquí está cargado de sueños, pero también tiene objetivos firmes, y si no te apuras, si vas despacio y con convicciones, llegas a buen puerto.

Hablame de tu nuevo trabajo

Tiene mucho del primero: me describo más como artista partícipe de la realidad, de cambios de la alegría y tristeza de este pueblo, desde ahí hablo de Madres de Plaza de Mayo, en un homenaje que hacemos que se llama en Marzo; en cuanto al audio es un paso más, tiene sonido eléctrico, más pop, pero sin perder origen, raíz,  zamba, la guaracha santiagueña que son ritmos que me acunaron.

¿Qué es la raíz santiagueña?

Es muy fuerte, una raíz que está ahí, tiene que ver con la idiosincrasia, costumbres, criarme en el patio, la tierra entre bombos y chacareras, siempre digo que en Santiago sos o nos sos chacarera, no hay otra cosa y por lo general uno es eso que mama, y eso se nota en la mixtura por más que uno quiera volar, haciendo mención a este disco, por estos ritmos latinoamericanos, con influencia del rock, flamenco que me gusta mucho, y esa raíz es una forma de vivir, y ahí lo sintetizo: la música de Santiago del Estero es una forma de vivir y de ahí proyectarse al mundo.

¿Y La Salamanca?

Al margen de que es uno de los festivales con la mejor cartela del país, tiene que ver con la idiosincrasia del santiagueño, de compartir folklore como forma de vida: el santiagueño es muy hospitalario, solidario, te mete a su casa y convida con algo, hace escuchar música, canta, y no en todos los sitios pasa lo mismo, y en La Banda se vive el folklore así. Muchos artistas en general hacen que la cultura santiagueña no sea solo lo que pasa en el escenario, sino todo, ir al festival, jugar al carnaval, y en patios santiagueños  se arman fiestas hermosas, y ojalá todos vivan la experiencia de La Salamanca, o en julio en el cumpleaños de la provincia. Es muy lindo.

¿Qué se viene para el año próximo?

Estaremos en la Salamanca, teniendo en cuenta que recién salió el disco, dejaremos que ruede. Presentamos ya canciones nuevas, muy pegadizas que la gente pide, conectan mucho con el corazón, y ahora me doy cuenta, así que será un verano muy lindo, una linda gira, encontrarnos con la gente desde otro lugar, disco y canciones nuevas, con mensaje para dejar en tiempos difíciles, en donde llegar al corazón y mirarnos a los ojos es difícil, y uno busca eso.

¿Vuelan Pájaros tiene todos temas tuyos?

La mayoría sí, algunas compuestos con amigos que quiero y admiro, como la chacarera que abre el disco: La Vieja Calle, con Horacio Banegas que hizo la letra y yo la música, después Pueblan Pájaros que da nombre al disco lo compusimos con Vera Santillán, mi compañera de banda y cantamos esa canción, después canto con mi hermana una guaracha santiagueña, pero en sí es un disco muy personal que se expande. El anterior De Barrio si tuve invitados como Abel Pintos, Raly Barrionuevo, Jorge Rojas, pero este marca una línea y afianza mi interpretación, canto y forma de componer canciones.

¿Por qué Vuelan Pájaros como nombre?

Una serie de sucesos hicieron que culmine ahí y lleve ese nombre: varias canciones hablan de pájaros y vuelos; hay una, Quetuvi, una balada, y en un momento cuando estaba pre-producía vivía en un pueblito en Santa Fe, Desvío Arijón, y grababa ahí y catitas y loritos cantaban todo el día, y cuando traigo tracks al estudio en Buenos Aires, me doy cuenta que las catitas se filtraron entre guitarras, y algunas voces que hicimos, y ahí me cerró todo. Este disco se tiene que llamar así. El audio de pájaros cantando lo dejamos y en varias canciones aparece.

Los pájaros fueron aliados en este disco

Si y también tiene que ver con la llegada de nuevas personas que invadieron mi vida llenándola de goce y felicidad como Maby Díaz, la banda nueva que tengo y mucha gente que colaboró para que esto siga y sea brillante.

¿Cómo transitaste este año?

Viajo mucho por suerte, me gusta, tocando, compartiendo con gente y fue un año de mucho trabajo poniendo el enfoque en terminar el disco, que la banda toque y cada recital sea un encuentro energético, encontrándome con cantores de pueblos, compartiendo asado con amigos del lugar y enfocado en eso, energéticamente, y culminó en este disco y hoy trabajo con un equipo de gente, que tienen la camiseta puesta y tiran para adelante, y en definitiva es una familia andante.

Por Max Carreras

 

Escrito por Redaccion

Leave a Reply