Ivana Cestari no calla lo que siente con una voz que mueve montañas

Música, Sociedad

‘‘’No calles tu canto’, es mi historia’’

 Luego de su segundo show en el Astros, charlamos con la Mercedina.

Ivana Cestari, La Voz del Corazón, hace poco comenzó con su carrera, luego de sufrir un accidente cerebro vascular formó su grupo de músicos junto a Diego Saavedra, guitarra, Marisa Acosta, bombo, Nahuel Burattini, cajón peruano y Eduardo Cirillo, bandoneón. Hace poco más de un mes presentó en el Teatro Astros  su disco “No calles tu canto”, junto a músicos que la acompañan y a quienes se suma el talento inigualable de Raúl Chuly García, que durante más de 17 años, fuera guitarrista del recordado Horacio Guarany. Contando así también en dicho teatro con la presencia de Onofre Paz.

El viernes cantó nuevamente en el Teatro Astros y nos cuenta cómo fue este crecimiento a pasos agigantados.

Ya es tu segundo show en calle Corrientes…

Si, la segunda vez en el Teatro Astros, con nuestra propuesta del trabajo discográfico ‘‘No Calles Tu Canto’’, y generando una movida folklórica linda, para despedir el año, con muchos artistas invitados, y propuestas arriba del escenario, con Cecilia Roldán, Cuti Carabajal, Quinto Elemento, El nuevo intento, El Entrevero, Emanuel Maturo,  piano, Matías Sebastiano que baila malambo; una manera de terminar el año de la mejor manera haciendo folklore.

¿Notan el crecimiento del folklore en calle Corrientes?

Sí, aunque se da más espacio, y este año fue empapado con peñas, y así se alimenta a una folklorista, en su música, y hablando con mucha gente que hace años que está en esto me dice que antes no se notaba así como ahora.

¿Cómo definís a No calles tu canto?

Como lo dice la tapa, es contar un poco de mi historia: tuve un ACV hace ya casi tres años, y eso implicó que se llame así, haciendo honor a lo que me pasó; esta letra la escribió Diego Saavedra, el tucu, yo no cantaba antes del ACV, y  a partir del accidente lo tomé con seriedad. Una parte del repertorio es mío: canciones que tenía escritas y nadie las hizo, y después se me dio el contacto con Jorge Milikota, y la propuesta de este material es llevar adelante un folklore tradicional, hacer canciones inéditas, hacer un homenaje como se le hizo a Tamara Castro, en ese carnaval cruceño que escribimos junto con Diego Saavedra, llevado a su escenario, e incluso llegó al escenario de Cosquín junto al Chaqueño.

¿Qué incidencia tuvo Tamara Castro en vos?

Uno conoce al folklore por su gente y la huella que dejó; Tamara Castro defendía mucho lo tradicional, con su simpatía en el escenario y muy querida por su público. Cuando vimos un poco de su vida nos pareció justo hacer un homenaje, y se hizo este carnaval, y así empezó mi carrera; se lo hice conocer a su hermano, Emanuel, preguntándole si se la podía cantar ya que se la nombraba, y dijo que sí, y fui a la plaza de Brandsen donde está su escenario y la canté, conocí a Eduardo Burgos, que estaba como oyente, y un día me escuchó. El trabajó en la parte de asistencia y vivió con Tamara los últimos tres años, y le ofrecí venir a mi equipo y dijo que sí , y acá nos encontramos en este momento de nuestra carrera.

Tu vestimenta es bastante representativa, ¿cómo surgió vestirte así?

De chica, para mí es muy habitual, ya que mi abuelo y mamá eran del campo, y la elección fue mía, porque miraba peñas y quería que al ver la foto supieras qué hacía, y vi folkloristas que le sacas una foto y no sabes qué hace, obviamente respeto la elección personal pero no es lo que quería dar a mi público. Busco vestirme tradicional arriba del escenario y que vean una foto y te identifiquen con el folklore, y los colores siempre me llamaron la atención y el pañuelo rojo no sé por qué pero me gusta y queda muy lindo.

La vigencia de lo tradicional es importante, ¿no?

Me gusta todo tipo de música, pero Horacio Guarany, por ejemplo, hizo revuelo con tres guitarras y un bombo, que Los Manseros perduren durante tantos años, significa algo: mantuvieron su esencia, e implementaron su sello, y mucha gente sabe que la del pañuelo rojo soy yo, y ya me reconocen así.

Compartiste escenario con el Chaqueño Palavecino y Onofre Paz, ¿cómo te sentiste?

Lo del Chaqueño se dio de una manera loca: llegar a Cosquín sin saber nada, llevé la guitarra y canté en cada lugar que se podía, y una noche conozco a Onofre Paz; estaban los Cuatro de Córdoba también, y salimos con él y todo el equipo, íbamos a comer, hablamos del proyecto, él ya había visto el disco, y ahí me presenta al Chaqueño, e invita a cantar, y decidí cantar el Carnaval por Tamara. Es una posibilidad  en un millón y fue ésta: llegar a Cosquín con el sueño que tienen todos y teníamos nosotros, y con un año de carrera tocar en el escenario mayor con el Chaqueño; fue increíble.

¿Fueron seleccionados a Cosquín?

No, para nada, fuimos sin nada: no sabíamos ni dónde había peñas; preguntamos cuando llegamos. Nos arriesgamos: les decía a los chicos que quería ir este año, así sea para tocar la guitarra en la plaza, y ¡mirá lo que se dio!.

¿Cómo ves tú rápido crecimiento en el medio?

¡No lo puedo creer!, tengo dos años y medio de carrera, y en menos de un año, pisé Cosquín, no solo el escenario mayor sino peñas, conociendo muchos artistas, recorriendo canales de televisión, radios, estando con los grandes y con mi segundo Astros, y después compartiré escenario con La Sole.

¿Qué se viene para el verano?

Ya tenemos la movida en Cosquín, esta vez con orden; terminamos en diciembre en La Costa, festivales, luego Salta, Tucumán, la Peña de Balderrama.

¿Con qué apodo te quedas: La voz del corazón o El torbellino de Mercedes?

El torbellino de Mercedes nació en Cosquín, y La voz de corazón tiene que ver con lo que me pasó, y Diego me decía que cantaba con el corazón, porque emociono: son dos apodos, uno es la parte sentimental y el otro por todo lo que generamos en Cosquín; los dos tienen su historia y momento.

Por Max Carreras

 

 

 

Escrito por Redaccion

Leave a Reply