Reforma laboral: el Gobierno buscará forzar una sesión para aislar a Hugo Moyano en la CGT

Politica

Pese a las señales en contra, la hoja de ruta del Gobierno para el tratamiento en el Congreso de la reforma laboral se mantiene inalterable: buscarán que el proyecto sea tratado en el Senado en la última semana del año. En principio, la determinación oficial choca contra la advertencia pública de Miguel Pichetto, jefe de la bancada del PJ, de que la reforma no avanzaría y a que en la propia conducción de la CGT entienden que “ya no queda tiempo material” para que la iniciativa sea aprobada antes de fines de 2017.

Pero detrás del genuino interés de la Casa Rosada en que el proyecto se trate, hay otra intención para forzar su tratamiento: el oficialismo juega a dejar aislados a Hugo y a Pablo Moyano en la CGT y a “mostrar” que la resistencia de ambos a la reforma laboral obedece a un “negocio y no a principios”, en referencia al interés de padre e hijo en evitar la quiebra de la empresa postal OCA.

De yapa, en el Gobierno se entusiasman con que la CGT podría quedar “degradada” como interlocutora (“asumieron un compromiso que no pueden cumplir”, dicen en un despacho oficial) y con que los Moyano quedarían “pegados” al kirchnerismo en el rechazo al proyecto de reforma laboral. El miércoles, Pablo Moyano impulsó una protesta al Congreso contra la iniciativa junto a gremios K.

En caso de que el oficialismo logre llevar el proyecto al recinto del Senado entre Navidad y Año Nuevo, en el Gobierno aseguran contar con el compromiso político de la conducción cegetista de que irá al Congreso a avalar la reforma.

Eso es algo que reclamaron los senadores peronistas para destrabar el tratamiento del proyecto. Pero también exigieron una homogeneidad en la posición de la central sindical peronista. En otras palabras, que era necesario que el triunviro cegetista saliera a bancar el proyecto pero también que Pablo Moyano se llamara a silencio y dejara de agitar el fantasma de la “Banelco” detrás de la reforma laboral.

En la CGT decían anoche que ese último pedido era imposible de cumplir. “Ni en el Gobierno hay uniformidad de posiciones, ¿cómo van a pretender que la tengamos nosotros?”, se preguntó un integrante de la mesa chica de la central sindical. Otro agregó: “¿Cómo vamos a callarlo cuando ahora se dice que la Justicia está investigando a Pablo Moyano?

Escrito por CincoDias

Leave a Reply