A puro chamamé con Los Alonsitos

Música, Sociedad

‘‘Uno no trabaja para los premios, pero sin duda son un cariño y caricia al alma’’

Los Alonsitos, marca registrada del chamamé

Lo importante es llegar y lo más difícil es mantenerse, y lo saben bien Los Alonsitos con casi 33 años de carrera arriba de los escenarios, recorriendo no solo Argentina sino también otros países, llevando su marca registrada, el Chamamé, por varias latitudes siendo parte de la movida chamamecera.

La frase citada le pertenece a Marcelo Roselli, y la menciona varias veces en la entrevista, que gentilmente y sin importar el horario nos dio, se hizo un tiempo para conversar con nosotros, a minutos de salir al escenario, tranquilo, gentil y amable hablamos mano a mano sobre anécdotas, historias, premios y hasta del próximo disco.

¿Cómo viene la temporada de verano?

Bien, con buena cantidad de shows. Es importante que con casi 33 años de música, nos mantenemos por tanto tiempo, y lo más difícil es mantenerse en el tiempo; a veces por un golpe de suerte al pegar un éxito de una canción podés hacerte conocido, y hoy la cantidad de festivales televisados y redes sociales de artistas, que son más de las que tuvimos en ese momento, tenés más posibilidades de mostrar tu trabajo pero lo más importante y difícil es mantenerse en el tiempo. Los Alonsitos, fuimos creados como conjunto en 1985, y fuimos Consagración en Cosquín ’92, desde ahí venimos con una agenda siempre abultada y en los festivales de verano estamos en la gran mayoría, pero los más importantes nos tienen como protagonistas.

¿Cómo fue transitar el camino de la música desde tan pequeños?

Tengo 44 años y a arranqué a los 11, y de pequeños recorrimos el litoral y a partir de Cosquín mucho más; tenemos una relación amigo-hermano y con posibilidad de decir cosas en la cara y como uno las siente, y a los 20 minutos estar como hermanos y en pos de un mismo objetivo, basamos la vida de Los Alonsitos así como hermanos llevamos casi 33 años, con diferencias como todo grupo, pero aunque el otro opine distinto se busca lo mejor, y aunque triunfara una opinión sobre otra, la que triunfe será la mejor, y en eso basamos estos años de carrera.

En esos años sacaron varios discos, hablame de los últimos

El último se llamó Chamamé, premiado con el Gardel, que hicimos con Los Nocheros, disco de clásicos, que Nocheros se brindó y vino a Corrientes a grabar gran parte del disco, la otra fue en Salta. Ellos fueron a agarrarle el gustito al Chamamé, porque la zamba se canta de una manera y el Chamamé de otra, que tiene una parte dulzona en matices, y a veces escondes un poco la voz y se vuelve imperceptible y después sale de nuevo, y ese disco fue un gran disco. Al igual que De Plata, que se tardó mucho tiempo en hacerlo, se grabó con Chaqueño Palavecino, la Sole, Abel Pintos, Los Nocheros, Jorge Rojas, Facundo Saravia, nos dimos un gran gusto y con todos fuimos a grabar a su tierra y compusimos canciones para todos: un chamamé canción para la onda de Abel Pintos, para cada uno pensamos una canción, ese disco fue un gran disco.

¿Notan que son la marca del Chamamé?

A veces uno transita la ruta musical sin tener mucha idea de ello, pero sin duda que cuando vienen y nos piden un consejo, de alguna manera y sin ponerte en ese lugar, sos un poco referente de nuestra música chamamecera, y si me apuras un poco bandera de artistas correntinos, y es una gran y linda responsabilidad; no la pedimos, la asumimos y la hacemos con responsabilidad dejando lo más alto posible a nuestra provincia, entiendo que el chamamé fue popular mucho después que otros géneros, ya en los ’60, ’70 tienen como estandarte a Los Chalchaleros, Los Fronterizos,y el chamamé no tuvo a nadie en esa movida y si hubo solo tocaban en Corrientes o el litoral y te nombro a Cocomarola, Ernesto Montiel, Tarragó Ros, nadie transit{o escenarios nacionales y recién en los ’90 que el folklore tuvo su resurgir, fuimos parte de esa movida y se sumó Amboé y el chamamé corre un poco de atrás a otros géneros que ya hicieron su recorrida nacional, por eso tenemos La Peña de Los Alonsitos para que muchos artistas puedan mostrarse y tener el punto de partida.

¿Cómo surge La Peña?

Obviamente no es idea nuestra, lo vimos al recorrer el país donde muchos festivales tienen su peña, y quisimos hacer algo similar en 2013, La Peña nace como satélite de la Fiesta Nacional del Chamamé, pero al cobrar tanta importancia teniendo noches de 4000 personas, entonces la gente de cultura de la provincia nos pidió que La Peña sea un evento en sí mismo, teniendo su propia fecha en el calendario, y así fue, la hacemos dos veces al año una en invierno y una en verano, y vienen amigos a cantar, pero usamos la fama de amigos para que la gente se encuentre con chicos nuevos, que no solo hacen chamamé, sino chacareras, música brasilera, tropical tipo Maramá, y muchos chicos dieron sus primeros pasos en La Peña y hoy lo ves animando la Fiesta Nacional del Chamamé y otros festivales importantes del litoral.

En estos años cosecharon infinidad de premios, ¿cómo se sienten ser tan reconocidos?

Uno no trabaja para los premios, pero sin duda son un cariño y caricia al alma, es como que te digan “van por buen camino”, y que te premien con un Gardel, Ace, tu provincia te nombre Ciudadano Ilustre, den la Taragüi de Oro, fuimos galardonados por el Senado de la Nación, son cosas que nos hacen bien, gusta, y marcan el camino, y ahora buscamos nuevo disco con 15 canciones inéditas, cuatro de cada uno de Los Alonsitos más dos de don Luis Landrisina inéditas, algunas ya las probamos en vivo, y nos daremos ese gran gusto, porque en este tiempo de carrera fuimos interpretes de otros autores, y de un momento a otro tuvimos esa inquietud de escribir, y mostrar lo que sentíamos y nos fue bien.

Y hablando de Landrisina, ¿cómo llegan a contactarse? Deben tener muchas anécdotas juntos

Estamos muy agradecidos no solo por Luis sino por la cantidad de gente que estuvo con nosotros como Horacio Guarany, Carlos Saravia, Teresa Parodi, que nos marcaron el camino y nos enseñaron cosas, el rumbo, y nosotros con ese ímpetu y fuerza que trae la juventud queriéndose llevar el mundo por delante, y ellos con sabiduría infinita enseñaron y lo aprendido se lo queremos enseñar a chicos que vienen atrás. Con Luis tenemos amistad, y por ese cariño que nos tiene volvió a subir a un escenario, y tenemos anécdotas únicas: caminábamos por Miami y no se podía andar de la gente que lo reconocía, era como ir con un Rolling Stone, y no solo argentinos lo saludaban, latinos, estadounidenses, que conocían de su obra, y nos dio mucho al litoral porque siempre digo que es un correntino nacido en Chaco, y es un amante del Chamamé, Corrientes y sus costumbres, así que le dio tanto a esta parte del país como ninguno.

Por Max Carreras

 

Escrito por Redaccion

Leave a Reply