SOBREDOSIS DE SODA: Cuando la música suena por placer y no por plata

Música, Sociedad

Mariano Albergoli, cantante de la banda, nos habló sobre estos años arriba de los escenarios

Realizar un tributo no es cosa fácil y menos si es una de las bandas más emblemática banda del rock nacional, pero en trece años, Sobredosis de Soda conformada por Mariano Albergoli, Ezequiel Pérez Casas y Pablo Gillari Ces, se hizo lugar en la música Argentina y Latinoamericana. Asimismo, lograron paridad sonora con calidad escénica a imagen y semejanza del grupo.

Cuando comenzaron, ¿imaginaban tanta repercusión?

No, hace trece años ni siquiera estaba el regreso de Soda, mediáticamente ellos mismos se mostraban distantes y queríamos homenajear a nostálgicos de Soda, y como especie de lugar de reencuentro y vigilia a esperar su regreso, y nos llena de emoción que la gente se suma, saben que no somos Soda, pero adoptan la fantasía de dejarse llevar por ese viaje.

Y eso tiene que ver que los representan muy bien, y vos tenés el mismo tono de voz que Gustavo Cerati

Lo principal es lo musical: que te repliquen un vestuario lo puede hacer cualquiera, después lo humano arriba del escenario es algo que el dinero no puede comprar, es la práctica, respetar su ideología como banda muy obsesiva que tocaban constantemente, y se lo lográs, la gente nos dice que cierra los ojos y los escuchan a ellos.

¿Cómo se conocieron y llegan a Soda Stereo?

En mi caso, Soda fue mi primer disco de rock, tenía ocho años y mi mamá me trajo el cassette de Signos, y fue amor a primera escucha y a partir de ahí tuve un idilio, especie de amor eterno, y me pasó de decir “qué groso lo que  escucho” y Gustavo con la voz me parecía una especie de súper héroe, y a partir de ahí cada disco que salía era ir a conseguirlo. En el caso de Pablo, nuestro bajista, era la única banda de rock que escuchaba y cuando nos conocimos estudiando, lo que nos unía era Soda, y no dude un segundo cuando armé la banda, fue al primer y único bajista que llamé. Ezequiel, nuestro actual baterista, lo conocimos cuando ya estaba la banda, creo que se fueron tres bateristas del grupo, y cuando lo conocimos, doce años menos que yo, de la generación que los descubre en la vuelta como adolescentes, y era su banda número uno, es más, con Pablo teníamos esa ideología: quien entre tiene que ser fana de Soda, porque se tiene que sentir que lo que uno hace es por admiración y no por hacer unos mangos.

¿Sienten que llevan el legado de Soda a nuevas generaciones?

Sería soberbio atribuirlo a nosotros, no sé si el legado, pero si escuchar a una banda en vivo, a la que descubrieron por sus padres o hermanos, o a veces te dicen “traje a mi hijo para que los escuche porque a los Soda no los pudo escuchar”, y es un orgullo que te elijan para ese placebo de escuchar un ratito a su banda, somos uno más de varios que transmiten su obra, y si bien conocemos a Mozart, por ejemplo, por artistas que hicieron lo mismo, con Gustavo pasará lo mismo dentro de cien o doscientos años, su nombre estará en libros de música, sus canciones serán interpretadas por músicos modernos de ese momento.

¿Sintieron prejuicios al ser banda tributo?

Sí, hasta hoy también te encontrás con alguien que no le gusta, que mezcla la situación e intenta comparar, pero fue cambiando con el tiempo, con la gente y algunos artistas que creían que veníamos a robar público, y en realidad la gente que te encontrás quiere escuchar a Soda en vivo, y si no existiera ninguna banda tributo no escucharían otra banda; es como un prejuicio medio zonzo, pero con el tiempo se perdió. Conocí a Gustavo y, al contrario, estaba orgulloso y agradecido que una banda homenajeara su obra.

Tenés una historia particular de cómo lo conociste, hasta participaste en un videoclip 

Sí, fue en El Rapto, haciendo de doble suyo en varias escenas y en la final disfrazado de enmascarado rescatándolo, y me ayudó a conocerlo, charlar con él, tener ese guiño, le gustó mucho el nombre Sobredosis de Sosa, y también no le conté que tenía una banda tributo, hasta que alguien de la producción lo hizo y me preguntó por la banda. Fue una recepción muy linda, 48 horas inolvidables, su abrazo y esa charla que se la contaré a mis hijos.

¿Hablaron con Charly o Zeta?

Con Charly no, y Zeta sí, pegó buena onda y dijo que se nota que no hay oportunismo a partir de un vacío, como que realmente era homenaje sentido y re bien, y tener el honor de que toque el bajo conmigo unas canciones de Soda, eso es más que un mimo, es único, podría decir “no, está toda bien”, pero no, se re copó, tiró la mejor y hasta un poco se emocionó.

Homenajean a Gustavo Cerati, ¿cómo les tocó su partida?

Fue un shock muy fuerte, me enteré medio de casualidad, en un grupo de whatsapp en un ensayo, y leer un mensaje que dice “Lamento mucho el fallecimiento de Cerati”, y enterarte así como si vieras la tele, de no creerlo, quedarme callado, quebrarme en llanto; realmente fue muy doloroso, guardaba la esperanza hasta el último día por más que pronósticos no eran optimistas, pero existía posibilidad de mejora y eso alcanzaba para ilusionarse con que despertara y viva con sus hijos, familia, pero no y fue un momento horrible, y eso con el tiempo se trasladó a shows porque cambió la responsabilidad y manera de dar el show, si antes poníamos mucho respeto, a partir de ahí la obra de ese artista tenía que ser aún más enaltecida.

De todas las canciones de Soda Stereo, ¿cuál es la que más te gusta cantar?

Corazón delator, por todo el desafío que implica cantarla, En la ciudad de la furia, En Remolinos, también digo Prófugos, porque también es muy difícil cantarla y por lo que genera; tengo muchísimas, pero con esas cuatro siento energía extra.

No solo se presentan en Argentina, sino también Latinoamérica, ¿cómo los reciben allá?

Muy bien, hay un desprejuicio mucho más grande sobre bandas tributo y están más aceptadas, y por ser argentinos, la patria de Gustavo, tenemos ese plus de cariño con la gente, y siempre que vas por primera vez a un lugar, el público en las primeras canciones te estudia, y a la tercera o cuarta dicen “bueno, ok, los pibes son lo que me contaron” y disfrutan, y te encontrás que fue muy groso lo de Soda y Gustavo en cada rincón del continente, sus canciones son híper conocidas, y como fan de Soda me infla el pecho eso.

¿Se les acercó algún otro artista vinculado con Soda o Gustavo?

Leo García de invitado en un show, previamente ya lo conocía, teníamos buena onda, y es lindo que alguien que estuvo a su lado se cope así, lo mismo que el Zorrito Fabián Von Quintiero, las dos veces en NET tocó con nosotros.

¿Este año volverán a calle Corrientes?

Casualmente estamos en eso, el año pasado en el gran Rex, y en Bs. As nos gusta hacer una fecha así, grande, para un despliegue técnico a la altura de un show de Soda, y todavía no hay nada confirmado pero sería en un lugar grande y hay tres o cuatro nombres de los que no salimos.

Por Max Carreras

 

 

 

Escrito por Redaccion

Leave a Reply