Una selfie del robot Curiosity revela el paisaje marciano

Internacionales

El 23 de enero, el robot Curiosity, con su brazo extendido, se tomó una selfie que, además de mostrarlo bien de salud, presenta un paisaje detrás que será su próximo objetivo.

La serie de fotografías, combinadas en una sola por la Nasa, las tomó durante el Sol 1943. El Sol es un término usado para referirse al día marciano, que es más largo que el terrestre: dura 24 horas 39 minutos y 35 segundos.

La imagen fue tomada en el sector llamado Vera Rubin, en donde ha permanecido los últimos meses.

Detrás se encuentra una ladera de arcillas que en los próximos meses el robot comenzará a subir y estudiar.

Allí mismo, el 25 de octubre, durante el Sol 1.856, Curiosity había tomado una panorámica del monte Sharp, revelando todo el sendero caminado desde que llegó al planeta rojo hace cinco años.

El robot ha trepado 327 metros desde el lugar de su descenso y había recorrido, a ese punto, 17,63 kilómetros en el monte Sharp, que está en medio del cráter Gale donde inició su misión.

El monte tiene una altura de cerca de 5 kilómetros, mientras el Gale tiene un diámetro de 154 kilómetros.

“Aunque Curiosity ha estado trepando durante cinco años, esta es la primera vez que mira atrás y muestra todo el camino recorrido”, explicó Ashwin Vasavada, científico de la misión en el Jet Propulsion Laboratory de la Nasa en California, centro que controla la actividad del robot.

“Desde el borde en Vera Rubin se extienden las vastas llanuras del piso del cráter que forman el costado norte del cráter Gale”, agregó.

Solsticio
La foto panorámica la hizo poco antes del solsticio de invierno en la zona norte de Marte, una época de cielos despejados, con los que pudo ver detalles a 85 kilómetros de distancia, ya por fuera del cráter, sitio en el que permanecerá toda su misión.

En su recorrido, el robot exploró el sitio denominado Yellowknife Bay, en donde se encontraron evidencias minerales y químicas de la existencia de un antiguo lago de agua dulce que ofrecía todos los ingredientes para la existencia de vida elemental.

En Vera Rubin los científicos planean que el robot perfore el suelo con su taladro, para analizar la arcilla del lugar. Esta actividad exigirá máximo esfuerzo, porque en diciembre de 2016 surgió un problema en ese equipo al fallar un motor dentro del taladro, por lo que los encargados de la misión idearon una manera de poder perforar el suelo pese a la falla, remplazando el motor por un brazo que permite su accionar.

“Estamos remplazando el movimiento de un eje del mecanismo alimentador, con un brazo que tiene cinco grados de movimiento libre”, expresó en su momento Douglas Klein, ingeniero de la Nasa.

Aunque no funcione el taladro, el robot puede realizar otra serie de investigaciones que no lo requieren, pero se espera ensayarlo en el terreno al cual se aproxima el robot.

Ayer Curiosity se encontraba en el Sol 1955 y transmitió dos veces.

En un comienzo, el objetivo era mantenerse en funcionamiento durante 23 meses, pero dado su buen estado, se extendió.

La misión principal de Curiosity, que llegó suelo de Marte el 5 de agosto de 2012, es determinar si hubo o aún existe vida microbiana.

En Marte trabaja otro robot, el Opportunity, que se encuentra en el Sol 4.989, 14 años de recorrer el planeta a lo largo de 45 kilómetros a la fecha. Su robot gemelo, Spirit se averió hace años.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply