La Linterna Mágica potencia la relación de los chicos con el cine en el Konex

Espectáculos, Sociedad

Ilan Brandenburg, actual director de La Linterna Mágica, nos explica esta iniciativa que ya tiene 10 años de brindar a los chicos herramientas para procesar y comprender imágenes a las que son expuestos; contextualizarlos sobre la película que verán (realización, director, año y país donde se filmó) para desarrollar un punto de vista crítico.

Buena oportunidad para quienes todavía no conocen la Ciudad Cultural Konex donde funciona el cineclub exclusivo para chicos de 6 a 12 años, proyecto que cumple 10 años en el país.

Como el arte tiene carácter intuitivo, es fundamental promoverlo en la infancia para que perdure. Así, La Linterna Mágica apunta a la educación del espectador, alimentar la mente y emoción de quienes ya son el futuro.

Muchas películas posan la mirada en el ambiente infantil. ¿Hubo alguna en especial importante en la gestación de la Linterna Mágica en su experiencia en Argentina?

La Linterna Mágica se realiza en Argentina desde 2008, con lo cual pasamos muchas películas de diversas épocas y países, que fueron muy importantes para que los chicos las viesen ya sea porque son muy antiguas y ellos no las disfrutaron en pantalla grande o en algunos casos nunca llegaron al país. Las películas están programadas en un ciclo de 9 funciones anuales, siendo una al mes, y asimismo ese ciclo se divide en emociones propias del cine: damos 3 películas que hacen reír, 3 que dan un poquito de miedo (en la medida justa) y 3 para soñar. Estas películas son buena prueba de la evolución del Séptimo Arte, más concretamente de diferentes medios utilizados por cineastas para emocionar a espectadores. Así, conforme se suceden funciones, los chicos constatan por sí mismos que el cine es un arte que evoluciona. Los niños son considerados como verdaderos espectadores: exigentes, críticos y sobre todo capaces de asombrarse. La programación no es necesariamente del género infantil, sino más bien ATP. En estos 10 años del cineclub en Ciudad Cultural Konex, pasamos grandes películas que posan la mirada en el ambiente infantil, por ejemplo “La Piel Dura” de François Truffaut que narra la infancia desde el punto de vista de chicos y a través de la cual socios de La Linterna mágica pueden descubrir la vida cotidiana de niños de la época de sus padres (fue rodada en 1974). Pero algo que destaca cada año son las películas de cine mudo con música en vivo. Y el film “El Pibe” de Charlie Chaplin es un clásico que posa la mirada en el ambiente infantil, combinando comedia con tragedia y basándose Chaplin en su propia infancia donde padeció abandono y vivió en orfanatos. Es un film que cumple casi 100 años y mantiene vigente aún hoy el humor característico de este genio del cine y a los chicos les encanta, porque además narra historias profundas. Sumado a que es con música en vivo, se vuelven muy atractivas ya que no abundan propuestas así enfocadas exclusivamente a chicos.
La programación está diseñada para que un niño atraviese 6 años en el cineclub, viendo cada año nueve películas, que muestran toda la diversidad y riqueza del cine. Entre los seis y doce años, pueden ver 54 películas que les ayudan a crecer. La programación está constantemente enriquecida con nuevas películas, ya sean novedades u obras del patrimonio universal renovadas y restauradas, con lo cual si bien las funciones de cine mudo con música en vivo tienen el toque especial, el proyecto en sí mismo fue lo importante y atractivo para instalarse durante tanto tiempo en la ciudad y en un espacio tan importante como el Konex.

 

¿Cómo nace La Linterna Mágina acá?

 

Conocí La Linterna mágica por Andres Feldman y Demian Adler que trajeron el proyecto a la Argentina luego de conocerlo en España. Trabajaba en un Hogar Infantil ahí y además estudiaba cine. Me incorporé al segundo año en el Konex y ya llevamos 10 años en ese espacio. Me atrajo mucho la forma de abordarlo para chicos: que sea exclusivo para ellos y no destinado a adultos genera como una especie de tribu cinefila. Se trabaja con material gráfico que se les envía a estos pequeños cinéfilos por correo, cuando es un medio ya casi en desuso y además tiene la obra teatral previa. Así que suma la revista de cine con ilustraciones originales, teatro y cine, imposible no querer ser parte. Arranqué en la producción y hoy soy el director del proyecto; es un trabajo que se volvió casi un hobby y buscamos llevarlo a la mayor cantidad de chicos. Ya fuimos a otras provincias y el conurbano bonaerense.
La Linterna mágica sigue una estructura creada en Suiza y es replicada en cada uno de los cineclubes que hay repartidos por todo el mundo. Acá, trabajamos además de Suiza con el equipo de España por cuestión de idioma. Esta estructura está pensada para que pueda hacerse el club en prácticamente cualquier espacio, obviamente con algunos parámetros. Hacerlo en el Konex nos permite brindar a los chicos una autentica sala de cine con escenario para la obra teatral para lograr un espectáculo de gran calidad. Con el tiempo, armamos también una estructura de trabajo más grande a nivel equipo.

¿Por qué enfocarse en público infantil y se embarcaron en la aventura de hacer un ciclo para ellos?

Hoy el audiovisual constituye el medio de comunicación por excelencia. Ya se trate de internet, teléfonos móviles o videojuegos, informaciones y contenidos se transmiten cada vez más vía imagen y sonido, tanto que su consumo es una de las actividades principales de niños y adolescentes. Sin embargo, los chicos son expuestos a imágenes sin estar preparados para asimilarlas. Esto impulsó crear este proyecto internacional, más cuando la sensibilización y educación en la imagen son hoy los parientes pobres de la formación escolar, sobre todo en primeros años de la escolaridad obligatoria. La Linterna Mágica se propone dar a niños los medios de descifrar imágenes. Gracias a ella adquieren cultura cinematográfica y desarrollan un punto de vista crítico frente a imágenes que descubren cotidianamente. Así, la Linterna Mágica ayudará sin duda en la evolución del cine según el adagio: a espectador de calidad, cine de calidad. Gracias a la revista que reciben en casa y pequeños espectáculos teatrales que preceden a cada película, los niños pueden recibir y apreciar obras consideradas de difícil acceso como las de Pierre Etaix, Jacques Tati o Norman McLaren. La ausencia de padres, algo de especial importancia para niños, les permite reaccionar personalmente a la película proyectada. En la Linterna Mágica a los niños se les anima a desarrollar su imaginación y creatividad. Aptitudes éstas de gran utilidad en la vida cotidiana y, a veces, realización de sus propias películas, tanto con carácter privado como en el marco de actividades escolares y concursos pedagógicos. Los chicos ingresan a la sala sólo con la compañía de coordinadores del proyecto, y al estar entre pares de su misma edad, los niños viven grandes emociones del cine y comparten momentos privilegiados con sus compañeros, desarrollando espíritu crítico como espectadores.

¿Cómo fue evolució del proyecto?

La Linterna Mágica se creó en Suiza a principios de los ´90 y rápidamente se extendió por Europa y algunos países africanos y en Argentina está desde 2008.
La Linterna Mágica conforme a sus objetivos de educación en la imagen, también está en internet, televisión, festivales de cine, numerosas manifestaciones culturales y colegios en diferentes partes del mundo. En nuestro caso particularmente, además del cineclub en Ciudad Cultural Konex ininterrumpidamente durante 10 años, replicamos el cineclub en otras provincias como Tucuman y San Juan y ciudades como La Plata, Munro, Morón, San Martín y trabajamos además en La Casa de la Cultura Popular de la Villa 21-24, Barracas. Buscamos llegar con una propuesta a la mayor cantidad de niños posible.

 

 

Sobre la conformación del equipo de actores (la obra de teatro anterior a la función) y músicos en vivo, ¿cómo es esa experiencia, en producción como recibimiento, hay muchas anécdotas con los chicos?

En La Linterna mágica se hace un trabajo previo a la proyección del film que comienza días antes de cada función, cuando los miembros del club reciben en su domicilio una revista ilustrada que les presenta la película del mes. Leyendo autónomamente o con sus padres, los chicos se preparan para visionar la película y familiarizarse con términos cinematográficos. El día de la proyección son recibidos en el Konex por dos animadores que dialogan con ellos sobre la película. Primero los recibe La Sabia, una apasionada del cine, interpretada por Maia Menajovsky que dialoga con los niños en la preanimación sobre la película que se proyectará y desarrolla puntos esenciales para la buena comprensión del film. Luego se incorpora a escena el otro presentador de La Linterna mágica, Mariano Bassi. Estos animadores son los mismos en cada función facilitando que los niños se familiaricen y establezcan relación muy cercana y positiva. Justo antes de la proyección, un diálogo didáctico explicando o retomando conceptos trabajados en la revista o funciones pasadas seguido de una pequeña obra teatral con un tercer actor invitado, brindando herramientas necesarias para comprender el film, explicando lúdicamente particularidades de la película y preparándolos para el gran descubrimiento del cine. El actor invitado cambia cada función. En esta parte previa, hay mucho diálogo entre animadores y miembros del club, que participan de preguntas desde sus asientos y algunos suben al escenario. La Linterna mágica no es sólo un espectáculo para público infantil, sino que es un proyecto educativo.

Respecto a músicos, trabajamos para películas de cine mudo con Martin Adler y Pablo Sanfilippo que componen música original especialmente para estas funciones.

 

¿Cuál es su percepción actual de la producción cinematográfica para público infantil y juvenil en Argentina y Latinoamérica, comparada con la de televisión u otras ventanas?

Cada vez hay más producciones y de muy buena calidad.

¿Cuáles son los mayores retos a los que se enfrenta la Linterna Mágica?

Nuestro reto cada año es llevar la propuesta a la mayor cantidad de niños posibles.

¿Cuál es la clave para formar audiencias infantiles y juveniles para cine?

 

Está un poco en lo que es la estructura de La Linterna mágica: no hacemos cine pero formamos espectadores para que comprendan la pantalla, dando herramientas para ser espectadores críticos. La educación es clave para formar audiencias; en el cineclub los chicos aprenden desde cómo comportarse en la sala con pares de su misma edad hasta historia del cine.

 

Nota: 

La Membresía 2018 puede adquirirse en lboleterías de Ciudad Cultural Konex de lunes a viernes de 14 a 18 en Sarmiento 3125 o jueves a lunes desde las 18 en Sarmiento 3131 (horario de cierre de boletería sujeto al horario de finalización de eventos). Para adquirirla en la web de Ticketek: http://www.ticketek.com.ar/la-linterna-magica/ciudad-cultural-konex, deberán luego completar la ficha de inscripción en boletería del Konex.

 

 

Escrito por Redaccion

Leave a Reply