Magia y poesía en Suelo Natal, el nuevo disco de Viviana Scarlassa

Música, Sociedad

Viviana Scarlassa presenta Suelo natal, su tercer trabajo discográfico como solista y el quinto de su carrera. En este nuevo material, la artista aborda un repertorio que combina con absoluta naturalidad tangos clásicos, obra nueva, repertorio latinoamericano y folclore argentino. “Decidí correr riesgos para crecer artísticamente” -dice Viviana- “además, es mi primer trabajo como productora musical y eso también fue un gran desafío”. Los músicos convocados para los arreglos y dirección musical son nada menos que Diego Schissi, Daniel Maza y Leonardo Andersen.

El nuevo disco de Viviana Scarlassa, Suelo Natal, cristaliza un cierto entorno, es una especie de reflexión sobre su carrera donde hay mucho sentimiento involucrado: familia, amigos, barrio. Suelo Natal, como la cantante, tiene muchas capas, una música pensada y plasmada como una sutil superposición de ideas y sentimientos. Una selección de músicas y letras que provienen del corazón, donde uno mismo debe descubrir quién es. Porque la música puede inspirar, pero cada uno debe elegir. No debemos tener miedo de elegir, hay quienes tienen ese coraje y desafían al régimen cultural, que, muchas veces, se les vuelve en contra. Ellos sí saben quiénes son, y cuál es su Suelo Natal. Ella nos lo acerca.

¿Por qué esta necesidad de reflexionar que además trae Suelo Natal?

En principio porque no entiendo el arte de otra manera y también el disparador de Suelo Natal fue un libro: La Palabra Inicial de Hugo Mujica. Y mi manera de poetizar es cantando. La idea de habitar la vida, transitar la hondura, tener serenidad para escuchar, es algo que en tiempos que corren se convirtió en urgente. El mundo está necesitando seres reflexivos. Suelo Natal en ese sentido no es ambicioso. No pretende bajar ninguna de línea de nada, solo ser un granito de arena para tener una excusa de parar un poco la pelota y aquietarse a escuchar. Lo que pase de ahí en más es el mundo personal de cada uno…
¿Qué significó para vos este álbum?

Muchísimas cosas. Por un lado está íntimamente conectado con Camino, mi primer disco. Ahí planteaba transitar de la oscuridad hacia la luz, finalmente se llegaba a “un sendero de esperanzas y esplendor” y dejaba una hoja en blanco. Suelo Natal es la llegada a esa instancia y esto tiene que ver con un gran momento personal, de mucha paz, que vivo. En la presentación en vivo en el Caff, un poco con la excusa de que se cumplen 10 años de su edición, haré algo de ese disco también. Por otro lado, desde lo musical, significó un quiebre. Si bien es mi tercer disco como solista, es el primero sin formar parte paralelamente de la agrupación China Cruel. Busqué dedicarme al cien por ciento a mi carrera como solista, cosa que hasta ahora no me permitía. Necesitaba encarar nuevas búsquedas y así pensé en Diego Schissi para este proyecto. Fue un honor que aceptara.
¿Qué podemos encontrar en tu último trabajo Suelo Natal?

Suelo Natal es un disco en su mayoría de tango, pero hay también algo del repertorio latinoamericano de la mano de Chabuca Granda y Henry Martínez y una zamba del Cuchi Leguizamón. Me dí todos los gustos. Los arreglos son en su mayoría de Diego Schissi, pero hay también dos temas con Daniel Maza y dos arreglados por Leonardo Andersen.
¿Cómo es cantar en el Caff, qué te genera?

Cantar en el Caff es lo más! Es un lugar con mucha onda, por demás emblemático y representativo de la escena actual, y asimismo te llena de adrenalina porque conserva esa magia sólo comparable con aquella movida cultural de los ochenta, por lo menos a mí me retrotrae a eso.
¿Qué canciones en los últimos años te resultaron interesantes?

Tangos clásicos. En realidad no me gusta llamarlos así, el tango es tango y punto, el que se escribía antes como el que se escribe ahora. Estoy en un momento especial. Estuve prácticamente 10 años muy enfocada en la obra nueva, y ahora me seduce mucho el compromiso de mantener una obra viva, que no es lo mismo que repetirla. Por ejemplo, escuchamos hasta el cansancio decir que Nunca tuvo novio es una obra musicalmente maravillosa pero lástima la letra tan anacrónica: “Yo, con mi montón de desengaños, igual que vos vivo sin luz”. ¿Por qué no puede ser un diálogo entre dos mujeres de distintas épocas?. Aquella pobre solterona sometida a viejos mandatos y una mujer de hoy, siendo empática con esa soledad inmensa, también sola en esta sociedad con más libertades sexuales pero no menos problemas al resolver el miedo a la intimidad, a amar. Tenemos obras maravillosas, inagotables y eternas. Me gusta bucear ahí.
¿Cómo elegiste los temas ?

Muchos me acompañan desde hace muchísimo tiempo como los clásicos Quedémonos aquí, Nunca Tuvo Novio, Cristal, Mi tango Triste. Nunca llegaré a grabar todos los que me acompañaron en tantos años de carrera. Por unos ojos negros de Sanguinetti y Dames es un tango con bellísima melodía y decidí grabar porque hasta ahora no existía ninguna versión femenina.

Otros temas responden un poco a que mucha gente que me escuchó en shows me dice siempre, que tendría que grabar algo de folclore, así que ahora les dí el gusto.

Básicamente canto lo que me gusta. Y respeto la decisión de incluir obra contemporánea en cada disco.
Contame un poco de las canciones nuevas

Hay dos obras de Alicia Crest: Cuestión de papel, un bellísimo vals que ya tiene algunas hermosas versiones como la de Ariel Ardit, Lola Barrios Expósito, Patricia Zappia, entre otras. Diego Schissi hizo un arreglo para piano y cuarteto de cuerdas que lo convierte en una de las perlitas del disco. El otro tema es una chamarra de Roberto Calvo, Trébol de Hiel, bastante menos transitada y que grabamos con Daniel Maza y su troupe. Ambos temas muy bellos. Me dió mucha felicidad grabarlos. Y si quieren saber más, tendrán que venir el viernes 4 de Mayo al Caff!

CAFF – Club Atlético Fernández Fierro
viernes 4.5.2018
desde 21:00 a 23:30
Argentina, Buenos Aires, Sánchez de Bustamante 764, C1173

Escrito por Redaccion

Leave a Reply