Venezuela: una crisis migratoria sin precedentes ​

Internacionales

Las graves violaciones del derecho a la salud, así como las dificultades para acceder a alimentos y otros servicios básicos, están generando una crisis de migración forzada ​ sin precedente en Venezuela. Así lo manifestó Amnistía Internacional en la presentación de su plataforma digital Salida de Emergencia.

Las organizaciones locales de derechos humanos afirman que Venezuela padece un déficit de suministro de medicamentos del 80%; la mitad de los hospitales no funcionan, y el personal médico de los centros públicos, que proporcionan el 90% de los servicios de salud, se redujo en un 50%.

Las autoridades migratorias colombianas calculan que el número de venezolanos recibidos en ese país ascendió a 550.000​ durante el 2017. Los servicios colombianos de salud proporcionaron tratamiento urgente a más de 24.000 personas venezolanas. Entre quienes viajan a Colombia para acceder a la atención médica necesaria figuran centenares de mujeres embarazadas.

​”La situación es insostenible, y lo más paradójico es que ​el gobierno venezolano niega la existencia de una crisis alimentaria y de salud, y rechaza la ayuda y cooperación de la comunidad internacional” afirmó Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

En Argentina también creció considerablemente la migración venezolana. Solo en 2017 hubo más de 27.000 radicaciones nuevas, más que los seis años anteriores que en total no superaron las 22.000. Recientemente, el gobierno argentino tomó nuevas medidas que tienden a facilitar la regularización de trámites de residencia iniciados por venezolanos. Con esta nueva disposición, la Dirección Nacional de Migraciones buscó simplificar y flexibilizar los requisitos relacionados a la obtención del certificado de antecedentes penales del país de origen, que depende de tiempos de tramitación que exceden a la voluntad de los migrantes.

“Valoramos esta medida de Argentina que busca ampliar la protección de los derechos de las personas migrantes a través de su regularización. Es una demostración de solidaridad que facilitará el acceso a la documentación y a los derechos humanos de muchas personas”, reconoció Belski.

Amnistía Internacional pide al Estado de Venezuela que colabore con la comunidad internacional y active los canales de cooperación para conseguir mitigar los efectos de la crisis y disponer de recursos técnicos y económicos con que garantizar el acceso a tiempo a una atención de la salud suficiente y de calidad.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply