El nuevo tango en la Madeja poética y fresca de Gisela Magri

Música, Sociedad

El domingo 6 de Mayo a las 21, la cantante platense de tango y música rioplatense, Gisela Magri presentará oficialmente su nuevo disco Madeja (Cuchá! Discos, 2017) en Café Vinilo (Gorriti 3780, Palermo / CABA).

thumbnail

La cantante se presentará con su banda: Tincho Acosta, guitarra y dirección musical, Eugenio Masa, piano, Gonzalo Alfonso, cavaquiño, Omar Gómez, contrabajo  y Ramiro Gonzalo, percusion, más una nutrida nómina de invitados (Bárbara Aguirre, Ale Guyot, Federico Núñez, Natalia Berriel Rosas, Pablo Lima, Juan Rossi, Julio Coviello, Natalio Sturla y Juan Lorenzo). En el show se recorrerá todo el repertorio de este disco,  piezas de su primer disco Glicina Oscura tango y samba enredados (Acqua Records, 2012) sumadas a nuevas canciones aún no registradas.

Gisela Magri en su nuevo disco toma el riesgo de transitar la espesura de los bordes y olas estéticas de este tiempo a partir de un rastrillaje de autores contemporáneos fundamentales de nuestra poesía y música popular como Fernando Cabrera, Matias Mormandi, Tata Cedrón, Tape Rubín, Vitor Ramil entre otros en una “Madeja” que incluye tangos, candombes, valses, milongas y ritmos del sur de Brasil.

 

¿Cómo surgieron los temas de Madeja?

Los temas de Madeja están relacionados a autores contemporáneos, tal vez más que en el disco anterior, pensando en las tramas poéticas de estos autores que se piensan como dentro del Río de La Plata y música del tango del siglo 21 y también por fuera de esa escena. Es un poco un entramado caótico que tiene que ver mucho con el contexto platense en el que estoy, en una hibridez, mestizaje, y ese estar ahí entre los géneros experimentando un poco en esos bordes

 

¿Cómo fue construir esa madeja?

Fue como tener los pies y la voz en el tango, pero también resignificando y volviendo a jugar con esos bordes y esas tensiones entre géneros.

 

¿Cuál es la temática general de estos temas?

Tienen un abanico de paisajes muy contemporáneo en una experiencia muy ciudadana y actual. Abarcan otro decir de este tiempo. Tal vez todos los temas están muy marcados por este “sur”, esta experiencia de vivir al sur donde es muy fuerte la milonga, tango y candombe. Son temas que resisten con poesía en el construir otro decir y otras estéticas, reconociendo nuestras raíces comunes.

 

¿El sentido de algunas canciones varía por ser cantadas por una mujer?

Sí, por supuesto que cantar y tener identidad de género es una marca que está junto a otras y en este momento es muy fuerte esa identidad, esta lucha. Me hermano con las luchas del feminimismo, me siento parte de ese colectivo que es muy amplio, cada vez más fuerte e inclusivo y abierto hacia una posición política.

 

¿Hay prejuicios todavía en relación con las mujeres?, ¿Siguen buscando su espacio en el tango?, ¿cómo fue tu experiencia?

Sí, hay prejuicios porque seguimos buscando espacio en donde, como en otras escenas, todavía hay disputas con machismos imperantes, aunque en el tango nuevo hay una gran participación de mujeres donde la hegemonía cada vez se rompe más. Todavía está eso de la mujer cantante, que tiene que tener solo ese rol y no sabe o sabría o no puede empoderarse desde ese lugar y hacer arreglos musicales o escribir u orquestar y eso, por suerte, desde hace tiempo que está cambiando. Se están generando los movimientos correspondientes a esa marea de cosas que pasan. Es una revolución muy importante que se vive a nivel mundial en el cambio de paradigmas. Siempre tuve un rol más activo sin que me desafecte del lugar de cantar que me apasiona.

 

¿Cómo y por qué retomás el tango?, ¿Por dónde te pasa el tango hoy?

No siento que haya retomado al tango porque no lo dejé nunca, pero sí es cierto que este disco es como síntesis de todo eso que fuimos construyendo y es como un volver a mirar al tango de otro modo. Vuelvo a mi tanguedad desde otro lugar en este construir con otros, con ver que hay una escena más grande de tango nuevo

 

¿El futuro más inmediato del tango está en la fusión con ritmos latinoamericanos para que no se estanque y se siga moviendo?

No se, eso ya pasa hace un montón. Lo que hace que el tango no se estanque, algo que no sucedió, es la gran producción nueva de compositores, poetas que forman nuevas estéticas y no solo en lo musical, en la fusión de ritmos lo que genere formalmente un cambio en el género. Este nuevo cancionero tanguero es muy fuerte. Hay que sumergirse ahí e investigar y bancar los espacios, los ciclos, festivales y todas las movidas independientes y autogestoras sobre todo en este época donde el Estado se retira de su rol sustentador. En este sentido, es muy momento muy difícil. Nuestras músicas tienen mucho que aportar y militar como lugares de resistencia poética. En La Plata, es muy importante e interesante el ciclo Mistongo.

Escrito por Redaccion

Leave a Reply