Según Soria, el augurio de Weretilneck para 2019 “parece un mensaje mafioso”

Politica

Es el momento de mostrarse más que nunca, pero también el de hablar poco y nada. “Para qué saturar, si la campaña nuestra la hacen gratis los gobiernos provincial y nacional”, argumentan en el Frente para la Victoria, apoyados en las encuestas que ratifican las dificultades de los dos oficialismos para despegar rumbo al 2019.

Seguramente con mucho esfuerzo, el intendente Martín Soria acata esa estrategia. Durante las últimas semanas sus intervenciones públicas se limitaron a los actos partidarios, en los que priorizó el contacto con los militantes, para consolidar esa base histórica de 30 puntos que el peronismo le dio a sus candidatos a gobernador.

Fuera de esos entornos cuidados y previsibles, las palabras de Soria surgen en cuentagotas. Sus apariciones se limitan a las redes sociales y sólo aceptó una entrevista en un medio televisivo porteño, donde se concentró en el presente del PJ nacional, un tema que este viernes volverá a llevarlo a Buenos Aires para el Congreso autoconvocado para disputar el poder al interventor Luis Barrionuevo.

La campaña
Pero los embates del gobernador Alberto Weretilneck no cesan. Y por más que la recomendación sea no contestar en forma personal, durante las últimas horas Soria habló con “Río Negro” sobre la coyuntura política en este inicio de campaña.

“Soria no va a ser gobernador”, aseguró la semana pasada el mandatario provincial.

“Eso parece un mensaje mafioso. Sabrá algo que el resto de los rionegrinos no sabe, pero bueno… vamos a ver qué pasa. Yo si sé lo que él va a hacer y dónde va a estar”, respondió el mandatario roquense luego del acto en el que inauguró la extensión del asfalto en la calle Vintter.

Sobre la carrera hacia las urnas del año próximo, indicó que el punto de partida fue marcado por el presidente Macri y el gobernador Weretilneck, “con sus medidas recientes”.

“La respuesta de la gente es impresionante, ante tanta desesperación y desesperanza que hay hoy en el pueblo argentino. Una muestra es la Marcha Federal del viernes. A nadie le gusta que al presidente le vaya mal. El problema es cuando parece ser que el presidente quiere que le vaya mal a su pueblo”, criticó.

Sobre sus primeras salidas a las localidades, destacó el poder simbólico que generan las entregas de carnets de afiliación al justicialismo, actividad que ya se realizó en Comallo, Dina Huapi, Ñorquinco y Pilcaniyeu, donde celebró el 25 de Mayo y compartió un asado popular.

“Esto tiene una simbología muy importante porque es una promesa que le quedó pendiente al ‘Gringo’ Soria. Él decía que cuando comenzara a transformar Río Negro, en cada localidad iba a ir a las unidades básicas para homenajear a los históricos militantes justicialistas y me toca a mí, siendo el presidente del partido, cumplir con esa promesa”, destacó.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply