Vocero de Macri tras el rescate: “Cada dos horas comíamos un cuarto de galletita”

Politica

“Por suerte todo salió bien”. Con esa frase, el vocero presidencial Iván Pavlosky (en la foto) se refirió a la experiencia que le tocó vivir anoche cuando el helicóptero en el que viajaba junto a un grupo de funcionarios tuvo que aterrizar de emergencia en la alta montaña en Catamarca.

Pavlosky señaló que cada dos horas se prendía la calefacción del helicóptero y que se hizo duro pasar la noche.

“La noche fue muy, muy fría. Teníamos poca gasolina por eso cada dos horas, cuando teníamos mucho frío y estábamos algunos cerca de la hipotermia se prendía (la calefacción) por espacio de 10, 15 minutos, la dejábamos descansar, por eso tirábamos por espacio de 15 minutos más, media hora y a las dos horas volvían a encender la calefacción”, añadió.

Si bien las primeras versiones decían que tenía abrigo y provisiones para pasar la noche, el vocero se encargo de desmentir eso. “No teníamos ni alimentos, ni agua, ni vestimenta porque las valijas iban en el vuelo del Presidente (Mauricio) Macri”,”, explicó al arriba a Buenos Aires.

“Más allá del apuntamiento estamos bien”, dijo. “La noche se hizo eterna por el frío, la incomodidad y no saber cuándo nos iban a rescatar, uno piensa en su familia y seres queridos”.

Al recordar el aterrizaje de emergencia, Pavlosky describió: “Estábamos viajando de Cachi a Termas, en el helicóptero de la Fuerza Aérea. Cuando el capitán intenta bajar en Termas se encuentra con que había una capa de nieve y no podía aterrizar; intentamos desviarnos al aeropuerto de Santiago, tampoco pudimos entrar y ya cuando estábamos con combustible escaso tomó la decisión y acertádamente de volver a la montaña que habíamos pasado los cerros del Aconquija y buscar un claro para aterrizar”.

Pavlosky detalló lo extremo de la situación ya que “cada dos horas comíamos un cuarto de galletita y hacíamos dos sorbos de agua, porque teníamos tres litros para todos”.

“Hoy a las 10 de la mañana, los chicos de la Fuerza Aérea usaron un método pudimos y tomar unos mates”, afirmó, pero al mismo tiempo describió el lugar donde tuvieron que aterrizar como “increíble” porque estaban “arriba de las nubes”.

Además, expresó que en los momentos más difíciles se acordó de su familia, amigos y seres queridos, sobre todo cuando la luz se fue. A esa altura, a las 18 horas ya era de noche y el sol recién comenzó a iluminar la zona a las 8 de la mañana. “La noche se hizo eterna”.

“Pase una noche con siete persona que nunca había visto en mi vida, hoy conocí a 6 personas de la policía de Catamarca, y el espíritu de grupo fue fuerte”, reveló.

​Las condiciones climáticas hicieron que el rescate se demorara más de lo previsto. “En la zona hay temperaturas bajo cero, nevadas y fuertes vientos por lo que se estima que los rescatistas tardarán un tiempo más en llegar hasta el aparato”, había indicado Presidencia el sábado a la mañana en un comunicado.

Fue cuando se decidió que parte de los funcionarios permanecieran en Cachi y se dirigieran directamente el viernes por la tarde a Termas de Río Hondo, donde este sábado Macri completaba la ronda de audiencias con los mandatarios provinciales.

El piloto del helicóptero, perteneciente a la Fuerza Aérea, hizo dos intentos de aterrizaje en Río Hondo y uno en Tucumán, pero no pudo lograrlo por el peligro de engelamiento de las piezas vitales del aparato.

Además del Vocero Presidencial, fueron rescatados el jefe de la custodia del jefe de Estado, Alejandro Cecatti; el secretario privado del Jefe del Poder Ejecutivo, Mariano Lomolino, y quien maneja las redes sociales del Presidente, Isidro Escalante.

También el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Guillermo Bernaudo; el coordinador de Planeamiento y Gestión de Infraestructura Vial, Eduardo Plasencia, y el fotógrafo David Sisso.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply