Greenpeace: “El clima extremo es consistente con un mundo afectado por el cambio climático”

Internacionales, Sociedad

Incendios devastadores y olas de calor, desde Suecia hasta Japón, han causado la muerte de decenas de personas en todo el mundo en las últimas semanas. Solo en Grecia, el número de víctimas por los incendios forestales asciende a 91 y se teme que aumente, mientras que en Japón una ola de calor se cobró la vida de al menos 90 personas. Las temperaturas superaron los 30 grados en el círculo polar ártico: Noruega registró el récord de 33,5 grados y Kevo, en Finlandia, alcanzó los 33,4 grados. Mientras tanto, las llamas se han disparado desde el Oriente ruso hasta las ciudades canadienses de Quebec y Ontario, pasando por California, y convirtieron a esta situación en un fenómeno global.

“Si bien hay muchos factores complejos en juego con los fenómenos meteorológicos extremos, lo que estamos experimentando es consistente con las predicciones de un mundo afectado por el cambio climático”, dijo Bunny Mcdiarmid, directora ejecutiva de Greenpeace Internacional.

Este clima extremo será lo habitual en el futuro, según las predicciones de la Organización Mundial de la Meteorología (OMM), que vincula el cambio climático con estos fenómenos de olas de calor, temperaturas récord y sequía o lluvias por debajo de la media. “La propagación de estas olas de calor apunta al cambio climático como un factor claro, aún cuando tenemos 1 grado de calentamiento desde la era preindustrial. La perspectiva de lo que podría suceder si las temperaturas suben más allá del objetivo de 1,5 grados establecidos en el acuerdo climático de París es impensada. Necesitamos controlar el cambio climático de manera urgente para prevenir eventos meteorológicos extremos en el futuro y salvar vidas”, agregó Mcdiarmid.

A nivel local, el panorama no mejora. “El cambio climático está aquí, está sucediendo ahora, y tiene grandes efectos en toda la Argentina: estamos viendo un aumento de las lluvias fuera de las estaciones, problemas en el suelo, y sequías extremas”, aseguró Ingo Boltz, coordinador de la campaña de Clima y Energía de Greenpeace Andino. “Sin embargo, pese a la urgencia de acelerar la transición hacia energías limpias y renovables, el gobierno nacional insiste en proyectos como Vaca Muerta. Abrir la segunda reserva de gas y la cuarta reserva de petróleo no convencional más grandes del mundo es condenar al país a impactos climáticos devastadores”, concluyó.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply