Bonadio cerró con Larroque las indagatorias a dirigentes de La Cámpora

Politica

El juez federal Claudio Bonadio completó este jueves la serie de tres indagatorias a dirigentes de la agrupación La Cámpora, en el marco de la llamada “causa de los cuadernos”. El diputado nacional Andrés “Cuervo” Larroque fue el último en ser indagado en los tribunales de Comodoro Py, mientras que el también diputado nacional Eduardo “Wado” de Pedro y el legislador bonaerense, José Ottavis, realizaron sus declaraciones anteayer.

Los tres referentes negaron integrar la asociación ilícita que, según el juez Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli, encabezaba la expresidenta Cristina Fernández y era integrado por exfuncionarios y empresarios ligados a contratos estatales. Los tres indagados también coincidieron en calificar de “persecución política” al proceso judicial iniciado a partir de los cuadernos escritos por el chofer y suboficial del Ejército retirado, Oscar Centeno.

Larroque, al igual que De Pedro y Ottavis, hizo su descargo por escrito, en la causa que calificó como “de los cuadernos quemados”, en alusión a la quema en una parrilla que dijo haber hecho Centeno con sus apuntes escritos.

“Quiero aclararle al juez y al fiscal que no me arrepiento de nada, puesto que nada ilegal he hecho, de modo que tampoco busco sortija alguna”, sostuvo Larroque.
El diputado nacional criticó el uso de la figura del arrepentido. “Acordamos con Mariano Silvestroni, abogado defensor en la presente causa, cuando señala que ‘la ley del arrepentido es un instrumento de tortura’ y que ‘se está aplicando la ley del arrepentido como un elemento de coacción’. Que ‘decirle a una persona yo lo meto preso y, hasta que no confiese, no sale‟, es torturarla’, considerando que es inconstitucional ya que ‘la Constitución dice que no se puede obligar a una persona a declarar en su contra’”.

“Ignoro el motivo jurídico por el cual se me cita a indagatoria. Sin embargo, la motivación política la tengo muy clara: en la Argentina de hoy está severamente penalizado ser parte de un Proyecto Nacional, ser leal a Cristina Fernández de Kirchner como referencia indiscutida del mismo y el osar ser parte de una organización política que apuesta a la construcción colectiva y militante”, denunció.

Larroque, De Pedro y Ottavis están mencionados en el expediente, a raíz de los dichos de José López (el exsecretario de Obras Públicas, detenido en 2016 cuando intentó esconder 9 millones de dólares en un convento religioso bonaerense) y de Hugo Larraburu, un excolaborador de Juan Manuel Abal Medina, quien fuera jefe de Gabinete en parte de la segunda presidencia de Cristina Fernández.

En los testimonios de López y Larraburu, ambos dichos bajo la figura del “arrepentido”, aparecen mencionados los tres diputados de La Cámpora en relación a dinero recaudado para destinarse a las campañas electorales de 2013 y 2015.

Bonadio dictó este 17 de septiembre el procesamiento para 42 personas, en varios casos acompañado por la prisión preventiva. Del ámbito político, figuran Cristina Fernández, Julio De Vido, Roberto Baratta (exfuncionario de Planificación Federal y jefe de Centeno) y Oscar Parrilli, entre otros. Del mundo empresarial, fueron procesados Angelo Calcaterra (ex Iecsa y primo del presidente Mauricio Macri), Aldo Roggio, Luis Betnaza (Techint), Enrique Menotti Pescarmona (Impsa), Gerardo Ferreyra (Electroingeniería) y Carlos Wagner y José Chediak, dos extitulares de la Cámara Argentina de la Construcción.

El juez ordenó para mediados de octubre dos indagatorias empresariales más: Paolo Rocca, cabeza del grupo Techint, y Marcelo Mindlin, titular del holding Pampa Energía.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply