Cristina Kirchner, muy cerca de otro pedido de detención y su sexto procesamiento

Politica

Cristina Kirchner está muy cerca de su sexto procesamiento, un triste récord con el cual superará la cantidad de procesamientos del ex presidente Carlos Menem, aunque no de condenas porque aún

no tiene ninguna. Si el juez federal Claudio Bonadio termina de redactar una extensa resolución a tiempo en la causa de los cuadernos de las coimas esta semana seguramente, a juzgar por la cantidad de pruebas reunidas, la procesará como jefa de una asociación ilícita que lavó, por lo menos, 200 millones de dólares con pedido de detención y desafuero. Las confesiones de 17 empresarios, entre ellos hombres de negocios de la envergadura de Carlos Wagner, Aldo Roggio, Pescarmona y Luis Betnaza (Techint) son pruebas más que suficientes para procesar también al ex ministro de Planificación Julio De Vido y su mano derecha Roberto Baratta, entre otros.

La ex presidenta ya está procesada en las causas llamadas dólar futuro, encubrimiento de Irán en el atentado contra la AMIA, Hotesur, direccionamiento de la obra pública a favor de Báez y los Sauces y ahora sumará el de los cuadernos de las coimas. El primer juicio oral que enfrentará es por haber direccionado obras públicas por 3 mil millones de dólares a favor de Austral Construcciones y otras empresas de Báez. Recién empezará en febrero del año que viene. Aún falta poner fecha de arranque a los juicios orales por las causas dólar futuro y pacto con Irán.

De todos modos, el juicio por el direccionamiento durará, por lo menos, seis meses así que eventualmente no tendrá condenas cuando empieza la campaña electoral presidencial del 2019. Además, el jefe del bloque de senadores del Peronismo Federal, Miguel Angel Pichetto, adelantó que su bancada rechazará el pedido de desafuero que seguramente hará Bonadio por la causa cuadernos, al igual que viene haciendo hace años con Menem, condenado en las causas por la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia y sobresueldos. Y no solo eso, Pichetto consiguió en el 2015 que la Corte Suprema anulara un fallo de la cámara federal que prohibía a Menem presentarse por tercera vez a la reelección de senador para tener fueros que eviten su detención. Ese antecedente, también se usará con Cristina ya que Pichetto considera que una condena es “firme” no solo cuando la dictó un tribunal oral, sino recién cuando está confirmada por la Cámara Nacional de Casación Penal y la misma Corte. En pocas palabras, Cristina, a diferencia de Lula en Brasil, podrá ser candidata presidencial en el 2019.

Mientras tanto, en la causa cuadernos el juez Bonadio y el fiscal Stornelli tiene tres objetivos, tras probar la mayoría de las anotaciones del remisero Oscar Centeno. Una tratar de recuperar las coimas pagadas por los empresarios y recaudadas por Baratta y otros “valijeros” como demuestran las excavaciones que ayer ordenó hacer en Santa Cruz. Otra punta la dio Ernesto Clarens cuando confirmó que el secretario privado de los Kirchner, Daniel Muñoz, le “robaba” parte de las coimas engañando al ex presidente con el tamaño de bolsos. Le decía que entraban un millón de dólares pero solo había lugar para 800 mil. Por esta razón, Muñoz invirtió 65 millones de dólares en Miami que ahora la Justicia quiere congelar y recuperar.

La otra es reconstruir la ruta del dinero de las coimas en base a la confesión de Clarens, el financista histórico de los Kirchner. Aunque su indagatoria está bajo secreto de sumario, se sabe que aportó en un pen drive nombres de “120 empresas”, así lo informó Diego Cabot en La Nación, la mayoría de las cuales pagó coimas y él se encargó de cambiar los pesos a dólares y euros. De acuerdo a fuentes judiciales, Clarens explicó, también, que él fue el impulsor de la creación de Austral Construcciones, lo que confirma el rol de testaferro u hombre de paja de Lázaro Báez. A través de dos “cuevas” financieras que habilitó como cooperativas y ahora el gobierno dio de baja, Clarens “prestó” unos 300 millones de pesos a Gotti -otra empresa controlada por Báez y Austral. Y la tercera tarea del tándem Bonadio-Stornelli es indagar a empresarios de menor nivel que también aparecen en los famosos cuadernos. Como las confesiones tienen un efecto dominó, en las próximas semanas desfilarán otros empresarios por los tribunales de Comodoro Py. En el cambio, el juez seguramente mandará a sorteo una causa para investigar cómo Centeno compró autos para crear su propia remisería con los “vueltos” que le daba Baratta.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply