Esta es mi sombra (y ella también se ve): teatro sobre la masacre de Cromañón

Espectáculos, Sociedad

La obra Esta es mi sombra (y ella también se ve) va todos los viernes de septiembre a las 22.30 en el centro cultural de la fábrica recuperada IMPA (Querandíes 4290). Un grupo de egresados de la Escuela Metropolitana de Arte Dramático se juntaron en 2014 para explorar desde el lenguaje del actor y diversas formas de improvisación, y ahí una profesora les sugirió investigar Cromañón porque vio muchas similitudes con su búsqueda. Por un lado, un universo muy ligado a lo juvenil y under, y también muy cargado de urbanidad y violencia institucional. Y, por otro, una gran necesidad de hablar del duelo y la pérdida, elevando experiencias individuales a algo más colectivo.

En 2015 comenzaron su trabajo de campo entrevistando a sobrevivientes y haciendo mapeo de organizaciones pos Cromañón. Vicky Lombardero, integrante del colectivo Nos|otres, nos cuenta el resultado.

¿De Cromañón,  a sombras, por qué bucear en la oscuridad?, ¿ En la estética de la obra, cuál es la conexión con lo trágico?

La oscuridad es el mundo que caracterizó siempre al under, lo que está por fuera y lo que no recibe luz de “lo validado” socialmente. En la oscuridad, están la mayoría de las acciones, que cuando cobran masividad o popularidad, pasan a la luz porque son imposibles de ocultar. Ahí es donde la sombra surge como recurso poético. Sin luz en la oscuridad no existiría la sombra, justamente, la figura poética que da nexo a la obra en todas sus escenas, resulta de la proyección de dar luz en la oscuridad. Justamente, la masacre de Cromañón evidenció lo que con intencionalidad se tapó en esa oscuridad que envolvió por décadas al rock under. Sobornos, negligencias, complicidades e intencionalidades individualistas que llevaron a más de 200 personas a morir esa noche, y miles a recibir uno de los golpes más fuertes que provocó la ausencia del Estado, tiñendo la oscuridad de marginalidad (que lejos están de ser sinónimos).

Lo trágico en la obra está dado principalmente por relaciones de poder y complicidad que generaron la masacre, justamente ese es el nudo de la tragedia en la obra, no la situación puntual vivida dentro de Cromañón. Justamente al representarlo como tragedia deja sensación de cierta “mala fortuna”, o “el desencadenamiento de situaciones azarosas que generaron lo que pasó”. Nos|otres descreemos de esa lectura, y en nuestra opinión, la obra deja bien en claro que lo de Cromañon es una masacre (con muchos y muchas responsables) y no tragedia.

Cromañón pasó en momentos de crisis…ahora nuevamente en una, ¿se aborda esa actualidad en el texto?, ¿Debe la ficción tener sentido social?, ¿Puede tener la ficción sentido social?, ¿Es ingenuo hacer una obra para cambiar el mundo?, ¿El arte no sirve para nada?, ¿Cuál es la relación entre obra de arte y política? 

Para descontento de quienes pretenden que la realidad se modifique y torne más equitativa y justa cuanto menos, el texto de la obra, pensado para representar una situación de 2004, está escrito desde una perspectiva actual. Justamente, el impulso a escribir Esta es mi sombra, es la visible continuidad que desde la masacre, hasta hoy, se vivencia en el cotidiano de las personas. No cambiaron los niveles de exposición y abandono que a diario viven sectores populares (y también varios sectores medios). Se evidencian en materia de salud, transporte, educación, seguridad, derechos, acceso a cultura, etc… La ficción puede o no tener sentido social, pero es innegable que está dirigida a quienes viven y conviven en sociedad. Descreer del poder que la ficción posee como herramienta de problematización, es subestimar un recurso que muchísimas veces demostró ser muy contundente y directo. Pensar que la ficción habilita a cualquier cosa es también lavarse las manos. Esta es mi sombra, en mi opinión, se hace responsable del discurso ficcional que pone en escena, para habilitar la discusión, no para disputar la razón. Ahí es donde el arte es una herramienta, para lo que sea, quizás cambiar el mundo es un poquito más difícil que interpelar a quienes asisten a una función de teatro, pero…

Escrito por Redaccion

Leave a Reply