Hasta Trilce: La fuerte apuesta de JAVIER PEÑOÑORI y MARIA CLARA MILLÁN

Música, Sociedad

En un singular encuentro de guitarras JAVIER PEÑOÑORI con MARIA CLARA MILLÁN proponen un recorrido a través de lo mejor de nuestra música popular, pasando del sonido de Atahualpa Yupanqui, Abel Fleury, Walter Heinze, Leo Brouwer, Agustín Barrios y el Cuchi Leguizamón hasta composiciones de Astor Piazzolla y obras del propio Javier Peñoñori.

En un tiempo difícil para las grandes mayorías de nuestro continente, los guitarristas nos invitan a sumergirnos en nuestra música criolla, sus costumbres y geografías, como en un viaje donde reverdecer la memoria de nuestras raíces y hacer más presente el legado de nuestra Patria. Porque es ante quienes pretenden generar más dolor y angustia, que celebran la música compartida como camino vital de lucha comprometida y comunión colectiva.

Recorren variadas músicas y estilos. ¿De alguna manera esa variedad es lo que mejor representa sus búsquedas?, piensan en sacar un disco juntos?, de este juntada, ¿Qué buscaban y encontraron en esta colaboración?

Javier Peñoñori: Como solista cada uno tiene su estilo. Nací en zona Pampena, provincia de Bs As. Esto influyó en mis composiciones; milongas, estilos, huella, música surera toda, que es muy amplia y variada. También la chacarera y zamba. Influenciado por la Geografía del Noroeste: Tucumán, Santiago, geografías que me impactaron.

No hay dos guitarristas que ejecuten igual; el estilo propio es como el ADN: no hay dos iguales. Se tallan con trabajo y tiempos. Estilos que se forjan con lugares geografías, historias personales y en esas diversas realidades.- y se  maceran como los vinos: requieren de esa fermentación y añejamiento. Quienes escuchan, tienen un cuadro más real y diverso del amplio abanico de sonidos y armonías que guardan en secreto cada guitarra e intérprete o músico.

María Clara: Si, esa variedad estilística tiene el hilo común de representar diferentes formas populares que nutren la literatura guitarristica latinoamericana, y es a partir de ahí donde recorro mi búsqueda personal. Cuando lo diseñamos con Javier, buscamos generar un ciclo de conciertos donde hacer sonar repertorio para guitarra solista en diálogo con el canto popular que traen las invitadas a cada fecha, y me encontré no solo con ese espacio de resistencia a través de la belleza, sino también descubriendo otros modos de decir y hacer sonar nuestra música. Por ahora no grabaremos, pero no lo descartamos.

Para lo de Hasta Trilce, ¿Cómo eligieron los temas?

En realidad, cada uno ejecuta el repertorio que eligió como solista y luego nos encontramos en dos temas juntos que sí elegimos con tiempo, representativos de la Guitarra Argentina y el mundo, como Abel Fleury y Atahualpa Yupanqui. Esencialmente porque nos gustan estos dos compositores, emblemas de la guitarra en nuestro país y el mundo.

Y hoy el disco físico parece estar casi en extinción y la música circula mayoritariamente por plataformas digitales. Sin embargo parece tener para los músicos valor extra, algo así como tarjeta de presentación, además de hacer presentaciones en vivo. ¿Cómo sucede esto en ustedes?

 Javier Peñoñori: Los pueblos, hombres. mujeres y niños, se congelan cuando el espíritu se ausenta.

Como músicos, trabajadores del arte y Cultura, abrimos caminos en medio del pedregal, manteniendo la lumbre, con melodías, poemas cantos y un alto desvelo y sueños para entibiar los tiempos de quienes quieren vivir. El Disco físico no perderá vigencia ya que resulta de todo ese tiempo que maduró; por eso me planto lejos de “los mercados” y “la industria y negocios del mercado con el Arte y Cultura”. De hecho el vinilo es antiquísimo y no se perdió, por ejemplo.

Cuando compartimos momentos de conciertos, el público toma contacto real y físico con el Disco; no le podés decir tan solo que recurran al aparato digital.

María Clara: Aún no tengo registro grabado como solista así que me parece perfectamente posible grabar para subir el material a plataformas digitales, lo cual hace más fácil el acceso a artistas no masivos. Entiendo el valor afectivo que da plasmar en el físico todo el trabajo y dar al oyente la posibilidad de asomarse a través de él a la intimidad de ese proceso, pero los costos son altos y a veces hay que priorizar la inversión en estudio antes que la fabricación.

http://www.hastatrilce.com.ar/plays/view/419/name:Maria-Clara-Millan-Javier-Penonori

Escrito por Redaccion

Leave a Reply