Un científico chino asegura haber creado bebés modificados genéticamente

Internacionales

El genetista He Jiankui subió durante este fin de semana un video a su canal de YouTube en el que asegura que hace algunas semanas nacieron dos niñas cuyo mapa genético fue modificado para protegerlas del virus del SIDA.

Utilizando la tecnología CRISPR, que permite editar o corregir el genoma de cualquier célula, el equipo de Juankui modificó el gen CCR5 (que crea una proteína que le permite al virus ingresa al sistema inmunológico) para volverlo inactivo.

Las niñas, conocidas como “Lulu” y “Nana” fueron concebidas a través de inseminación artificial tradicional pero, dado que el padre es portador del virus VIH, el óvulo debió ser modificado antes de ser introducido en el vientre.

“Luego de fecundar el óvulo con el esperma del marido, un embriólogo realizó una cirugía genética cuyo objetivo era proteger a las niñas de una futura infección,” explicó He, quien también aseguró que los estudios realizados durante la gestación comprobaron que ningún otro gen presentó cambios.

Juankui es un genetista formado en la Universidad de Stanford, en los Estados Unidos, que regresó a China como investigador de la SUSTech (Universidad de Ciencia y Tecnologia del Sur de China) a través de un programa del gobierno para repatriar talentos. Allí aprovechó la falta de regulación en materia de modificación genética para realizar sus investigaciones.

En China existe una directiva ministerial de 2003 que prohíbe la implantación de embriones humanos modificados genéticamente, pero la solicitud para un procedimiento de este tipo puede ser aprobada por un comité de ética. Un estudio de este estilo hubiera sido imposible en los Estados Unidos y directamente ilegal en Europa.

El investigador participará esta semana en el segundo Encuentro Internacional de Edición del Genoma Humano en Hong Kong, y mientras esperan sus palabras, la comunidad científica ha hecho público su rechazo a los experimentos de Juankui, definiéndolos como “problemáticos”.

En una declaración conjunta, publicada en la red social china Weibo, un grupo de más de cien científicos locales criticó el procedimiento y solicitó cambios en la legislación.

“La Caja de Pandora ha sido abierta,” dice el comunicado. “Necesitamos cerrarla antes de perder la última chance. Como investigadores biomédicos nos oponemos firmemente y condenamos cualquier intento de editar genes humanos en embriones sin un examen profundo de su implicancia éticas y de seguridad”.

Otros profesionales, como el profesor en genética y embriología humana de la Universidad de Londres, Joyce Harper, fueron lapidarios. “El reporte de hoy de la edición de genes en embriones humanos para la resistencia al VIH es prematuro, peligroso e irresponsable,” dijo.

“Si es cierto, este experimento es monstruoso,” sentenció Julian Savulescu, el director del Centro Uehiro de Ética Práctica de la Universidad de Oxford. “Los embriones estaban sanos, sin enfermedades conocidas. La edición genética en sí misma es experimental y todavía está asociada con mutaciones no buscadas.”

Por su parte Nicholas Evan, un asistente de la carrera de filosofía de la Universidad de Massachusetts también se refirió a la manera de comunicar los resultados del procedimiento.

“En un nivel fundamental, anunciar las pruebas a través de un video de YouTube es una forma altamente problemática de práctica científica, dado que obvia el proceso de vetado sobre el que muchos avances científicos se apoyan, como el análisis de los pares,” explicó.

En una entrevista con Associated Press, Juankui defendió su investigación explicando que es solo “otro avance de la fertilización in vitro” y que “no se trata de crear bebés de diseño, sólo un niño sano”.

“Entiendo que mi trabajo será controvertido, pero creo que las familias necesitan esta tecnología y estoy dispuesto a aceptar las críticas,” dijo.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply