Murió la nena de 5 años que recibió una bala perdida: “Un asesino me arrebató a mi hija”, dijo su mamá

Policiales

Maite Almirón, la nena de 5 años que murió alcanzada por una bala perdida durante los festejos de Navidad.

En la madrugada de este jueves falleció Maite Ailén Almirón, la nena de 5 años que recibió una bala perdida durante los festejos de Navidad en Merlo. La muerte de la nena, que estaba con muerte encefálica y en una situación irreversible, fue informada en la mañana de este jueves por sus padres, que hablaron con la prensa en la puerta de su casa.

Lo previsto era que el cuerpo de la menor fuera trasladado a la Morgue Judicial de Lomas de Zamora para realizarle una autopsia y extirpar de sus restos el proyectil que la mató, que le quedó alojado en el abdomen.

Fuentes de la investigación informaron este jueves que por la mañana, por el hecho fue detenido Walter Ariel Deheza, un hombre de 41 años señalado por vecinos como el posible autor del disparo que resultó mortal para Maite. En la casa del detenido, que es argentino y trabaja como cobrador, se secuestraron dos armas de fuego y municiones. El aprehendido sería pareja de una vecina de la familia de la nena fallecida y habría disparado con un arma de puño minutos después de la medianoche.

Los padres de la nena, en diálogo con periodistas en las puertas de su casa, declararon que les daba algo de tranquilidad saber que “el asesino” estaba en la comisaría, detenido”. “Quiero que se siga investigando, que se siga. Que se quedé ahí [el detenido], [que le den] perpetua, si es posible. Me gustaría verle la cara”, dijo Maira, mamá de Maite. “Varias personas nos dijeron que fue él, es el novio de una vecina”, agregó la mujer sobre el hombre detenido.

Los padres de la menor fallecida por la bala perdida señalaron que en las próximas horas a su hija le realizarían una autopsia.

“En 48 horas nos van a entregar a nuestra nena, para tenerla”, dijo la mujer. Y relató el dolor que les ocasionó el regreso a su casa ya sin Maite: “No caíamos, la buscábamos, en la casa tengo fotos de bebé, en la panza, fotos pegadas en la pared, fue escolta dos veces en el año en el jardín. En cada rincón, tengo su bicicleta, sus juguetes, abrimos la ventana y estaba su pileta con los juguetes que dejó; en la cama, su ropa; en cada rincón la veía a mi hija. Quería que ella me dijera ‘ma, estoy acá al lado tuyo’”.

Cuando le preguntaron si donarían los órganos de Maite, la mujer respondió que no. “Ella estaba sana, tenía todos los órganos para donar, que iban a salvar a otro nene, a otra nena, que podían dar vida, pero dije ‘no’; ella vino enterita, ella estaba sana, no fue por una muerte natural, fue por un asesino que me la arrebató y quiero que Dios me la lleve como estaba, entera”, explicó con dolor Maira.

“El día que me entreguen el cuerpo, vendremos hasta acá, no se hará velatorio, porque no la quiero ver en el cajón”, cerró la mujer.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply