La mujer que denunció al falso médico Felipe Nori: “Mi mamá murió en sus manos”

Policiales

Mientras el médico brasileño trucho de Cañuelas, Felipe Nori, está de vacaciones en Brasil, la familia de Santos Margarita Serrano busca Justicia. La mujer, de 68 años, murió de un paro cardíaco en una ambulancia que estaba a cargo del estudiante de medicina brasileño, que se había hecho pasar por un compañero de la facultad para conseguir un puesto en el Hospital Ángel Marzetti. Sin tener el título ni la matrícula, se desempeñaba como paramédico. En una de sus intervenciones, fue el encargado de atenderla, pero los testigos aseguraron que no le practicó ninguna maniobra de reanimación ni la medicó.

En diálogo con TN.com.ar, María Marcelina Avellaneda explicó que su mamá se había descompensado el 21 de agosto de 2017 en la localidad de Alejandro Petión. Aunque meses atrás había sido internada por una complicación pulmonar, estaba en buen estado de salud.

Sin embargo, durante el viaje en ambulancia de su casa hasta el hospital algo salió mal. El médico a cargo de ese viaje era efectivamente Nori, que en ese entonces ejercía la medicina bajo la identidad de Joao Peixoto Dos Santos Neto, un compatriota que había cursado con él en la Universidad de Morón. Pero había una diferencia sustancial entre ambos: el primero no se había recibido porque adeudaba tres materias y el otro sí.

“A Margarita la colocaron semisentada en la ambulancia, que era una camioneta Kangoo. Según la enfermera y el chofer, Nori no le practicó las maniobras de reanimación ni le suministró ninguna droga para revertir el paro. No le dieron ni suero ni oxígeno. Mi mamá murió en el camino”, aseguró María a este medio.

Sin embargo, en ese momento no sospecharon que se trataba de un caso de mala praxis hasta que se destapó el escándalo que confirmaba que el médico brasileño, en realidad, no se había recibido y había falsificado su DNI, su diploma y hasta su acta de matrimonio para conservar su puesto.

“Yo me quería morir. Él estaba atendiendo en la guardia, sin estar recibido medicaba y diagnosticaba a la gente. En manos de él murió mi mamá, no hizo nada para que sobreviva”, manifestó consternada la hija de Margarita.

Pero la lucha en búsqueda de Justicia no iba a ser fácil. Cuando presentaron en junio de ese mismo año una denuncia penal en la Fiscalía N°1 por homicidio culposo, su causa no avanzó.

El abogado de la familia, Claudio Calabressi, le explicó a este medio que el fiscal nunca le tomó declaración a los testigos que viajaban en la ambulancia ni al personal médico que recibió el cuerpo en el hospital.

Tampoco ordenó el secuestro de los libros de guardia y las historias clínicas, sino que las pidió de buena fe al establecimiento. Esa documentación nunca fue enviada. Cuando solicitaron la exhumación de los restos, les respondieron que no se podía hacer porque había pasado un año.

En noviembre, los hijos de Margarita recibieron la peor noticia. “Sin haber pedido ninguna medida de prueba, el fiscal Lisandro Damonte pidió archivar la denuncia”, subrayó el letrado, que a su vez adelantó que pidieron la revisión del caso a la Fiscalía General.

Calabressi también cuestionó que la Justicia separó las causas. Por un lado elevaron a juicio la falsificación de documentación y el ejercicio ilegal de la medicina, pero el homicidio culposo quedó relegado. “Es algo inexplicable, se trata del mismo imputado”, agregó.

Sin tener novedades sobre cómo seguirá su denuncia, la familia de Margarita se enteró este lunes que Nori obtuvo el permiso para salir del país: viajó a Brasil con su marido el 26 de diciembre para pasar Año Nuevo.

“Esto nos genera una indignación muy grande. Nos provoca mucha bronca, sentimientos horribles. Sabíamos que esto iba a ser doloroso, pero nunca nos imaginamos esto. Él está procesado y no fue por algo leve, hizo de todo”, expresó María a este medio.

Aunque la abogada de Nori le informó a Infocañuelas que su defendido ya había regresado a la Argentina, el falso médico sigue publicando fotos en sus redes sociales desde el país vecino. “Dudamos de que vuelva. Es una burla al sistema y a las víctimas”, concluyó Calabressi.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply