Misterio: Una mujer desaparecida, un hombre muerto y temor a un femicidio

Policiales

Desde hace 6 días la familia de Gisella Solís está desesperada buscándola, pero hasta la fecha su búsqueda se torna oscura e incluso se tiñó de muerte. Su pareja, Abel Casimiro Ocampo, se suicidó cuando la policía lo fue a buscar para indagarlo.

Casimiro, que era pareja de Gissella Solís Calle, se efectuó un disparo en la cabeza en un hotel platense, fue llevado a un hospital de la zona y murió cerca de las 3 de la madrugada de este lunes 21/01.

Abel Casimiro había quedado en la mira de la investigación por la desaparición de su pareja. Se sabía que los dos habían tenido una discusión y un vecino aseguró haberlo visto salir de la casa de Solís el miércoles, cuando ya no se tenían noticias de ella.

“Nunca se presentó a declarar”, dijo en TN Sebastián, el sobrino de la mujer desaparecida, sobre Casimiro. Se suponía que el hombre había viajado a la Costa después de la pelea, pero la policía lo ubicó esta madrugada en un hotel platense. Sin embargo, cuando entraron a buscarlo, ya estaba muerto.

“Ella sabía que él tenía una doble vida”, confirmó esta mañana su sobrino, especulando sobre los posibles motivos de la discusión. Aunque es probable que la mujer le hubiera dado un ultimátum para que definiera su situación, el joven aclaró: “Tenían proyectos de vida juntos, iban a viajar y habían remodelado la casa”

No aparece:

El último contacto que la familia tuvo con la odontóloga fue el martes pasado, cuando su hermano habló con ella por celular y quedaron en volver a hablar al día siguiente. Según el sobrino, en la vivienda no faltaba nada. Encontraron la ropa de Solís, dinero, su tarjeta SUBE y el DNI. Incluso, remarcó el joven, “quedaron dos copas usadas sobre la mesa”. Sin embargo, la mujer sigue sin aparecer.

Doble vida:

Abel Casimiro Ocampo, un ex combatiente de Malvinas de 55 años, se disparó en la cabeza en un hotel cuando iba a ser abordado por la Policía para llevarlo a declarar en torno al caso de la desaparición de Gissella Solís Calle que es intensamente buscada.

En la habitación en la que se halló una carabina calibre 22, un cuchillo y la citación judicial para que se presente a declarar en torno a la desaparición de su pareja, además de un pasaje de ómnibus a la localidad de Lobería, entre otros objetos.

La fiscal Ana Medina, que intervino en el caso, dijo que en el momento en el que la Policía dio la voz de identificación “se escuchó el disparo”.

Además. Campos, la ex pareja Gisella Solís Calle, tenía una doble vida. Los investigadores determinaron que el hombre estuvo en Lobería con su esposa y sus dos hijos mientras le decía a la Policía que no podía presentarse a aportar datos sobre el paradero de Gisella porque se había ido a la Costa.

Campos se había casado en septiembre de 2004 y repartía sus días entre Lobería y La Plata, donde mantenía las dos relaciones en paralelo.

La fiscal confirmó además que hallaron uno de los dos celulares que usaba la mujer y que están trabajando para reconstruir los últimos pasos que dio Campos. “Ella usaba dos celulares. Uno fue hallado en el domicilio, el otro aún no”, dijo la fiscal luego de analizar los resultados de una serie de pericias realizadas en la vivienda y en el vehículo de Gisella, que quedó secuestrado.

Escrito por CincoDias

Leave a Reply