Giovanna Facchinelli y su tango en Pista Urbana

Música, Sociedad

Giovanna Facchinelli, cantante de Tango uruguaya con más de 20 años de carrera, con repertorio ecléctico y entrañable, llega a Pista Urbana, Chacabuco 874, San Telmo/RESERVAS  (011) 4361 3015. Entradas $200.

Acompañada al piano por su amigo personal y aparcero de aventuras, el Mtro. Alvaro Hagopián, Giovanna se presenta en Pista con un ciclo y repertorio ecléctico y entrañable, con énfasis en creaciones de tango, candombe, poesía y música urbana de factura oriental. En cada encuentro habrá un invitado. En esta primera edición será el extraordinario y querido bajista –también oriental-, Daniel Maza.

Ciclo de recitales: 

arranca el JUEVES 21 DE FEBRERO- 21hs-

jueves 21 de marzo

jueves 25 de abril

jueves 23 de mayo

Gio on stage 1

¿Cómo empezaste tu camino en la música?

Crecí en una familia muy melómana y bailarina: mi abuela y mi madre cantando en el cotidiano transcurrir de la vida, una en la cocina y la otra en su consultorio odontológico. Mi abuelo silbando a las mil maravillas, discos de pasta girando incansables en tardes de verano. Así, mi camino empezó con ese marco sonoro. Cantando con un cepillo redondo, frente a un espejo y sin el menor sentido del ridículo.
Años más tarde, y ya terminando la facultad de Ciencias Sociales, me puse a “cantar en serio”. Silvio “molécula” Ortega -uno de los guitarristas de Zitarrosa- vivía en mi edificio, armamos un repertorio y en marzo de 1997 debutamos en el mítico local Alemdalenda, en el barrio del Cordón, Montevideo.

¿Por qué te volcaste al tango?

Porque lo odié visceralmente, hasta que me descubrí -muy “cómoda”-  cantando a Capella algunas joyitas del repertorio en lunfardo de Rivero en una de esas noches largas.
El Tango fue parte fundamental de la banda de sonido de mi infancia. Por eso lo odie. Aunque también estaba irrenunciablemente “hecha” de esa arcilla.

Dentro del tango hay distintas corrientes, intérpretes y autores, ¿cuáles son tus referentes?

Lágrima Ríos toda terciopelo y tango negro, Rubén Juárez, Rivero, Elsa Morán, Mastra tan genial y secreto, y muchos y muchas más. Escucho todo lo que puedo.

¿Qué canción te piden más?
En general, no pienso lo que hago para satisfacer gustos de los demás. Canto lo que me gusta para autosatisfacerme, digamos.
Así, quizá dentro de mi repertorio lo más “celebrado” sea “Moneda de Cobre”, la milonga “En blanco y negro”, y un milongón de Zitarrosa que versioné hace algunos años: Romance para un negro milonguero.

¿ Qué época del tango preferís para integrar a tu repertorio?

Mmm…. Ninguna en particular. Las letras me gustan, me “calzan”, me van al cuerpo, o no. Las canciones en general, siento, como intérprete, son como un vestido que uso por 3 o 4 minutos. Entonces, pueden responder a cualquier época, no es eso lo importante al elegir qué cantar.

¿Citás letras del tango en tu vida cotidiana, tomás de los tangos lecciones de vida?

No no.
No vivo mi vida a lo “Fermín” (así se llamaba aquella película -muy buena por cierto- protagonizada por Alterio donde el tipo hablaba con citas permanentes a letras de tango).
Sin duda, una moldea su sentir, valores, en fin, aquello de lo que está hecho y se hace, echando mano y alimentándose de lo que escucha, lee, ve, etc. Entonces, bueno… por supuesto que ahí uno incorpora y se apropia de contenidos, posturas ante la realidad que sí, a menudo aparecen como “máximas” en letras de los Tangos.

¿ En qué momento artístico estás?

En uno donde hago lo que quiero y tengo ganas.
Pero siento que siempre fue un poco así, en tanto lo más importante para mí es el transcurrir total de mis días en la vida. Y mi vida no se reduce a mi actividad artística, ni mucho menos la entiendo como una “carrera”. Asimismo, disfruto de pararme en la periferia. No estoy ni estaré nunca en una “carrera” artística. No me interesa porque nunca eso saciaría mis ambiciones de construcción personal y social.

¿Cómo será y nace la idea de este ciclo en Pista Urbana?
Con una frecuencia mensual me presentaré en Pista con Alvaro Hagopian, un exquisito pianista con quien trabajo hace muchísimos años y fue director musical en mis presentaciones en formato de trío.
El marco humano en el que vivo es, para mi, de fundamental importancia. Y esto vale también para compartir la música. Con Alvaro compartimos una sólida amistad, además de una estrecha afinidad ética y estética. Es un gran compañero de viaje, muy afecto a la lectura, con gran sentido del humor y, además, uno de los mejores pianistas que conozco.
Para cada encuentro convidaremos a otros amigos, músicos, poetas, a compartir la noche en Pista. El ciclo surgió de manera muy casual: la Capitana de Pista, Mónica Lacoste, es también oriental, y brotó la idea en una charla informalísima de verano.
Suelo cantar sólo donde me interesa y me siento cómoda. Y hace ya algunos años lo hago exclusivamente en Tractatus, un sitio hermosísimo frente a mi casa, la dueña es encantadora y las instalaciones y el sonido son inmejorables. Es como la extensión del living de casa.
Pista Urbana me recuerda mucho a ese lugar. Es un espacio de gran calidez, que perfectamente podría estar en un rincón de la Ciudad Vieja.

Escrito por Redaccion

Leave a Reply